Todos tenemos miedos que nos impiden hacer las cosas que verdaderamente queremos hacer. Unos tienen miedo a hablar en público, otros a perder el trabajo, suspender un examen o que aparezca una cucaracha. Pero, ¿cómo vencer los miedos?

A continuación, desde Neurita, te damos algunas claves importantes para vencer los miedos. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el miedo?

Antes de entrar en materia sobre cómo vencer los miedos, es importante que sepas qué es el miedo.

El miedo es una reacción exagerada que tenemos ante una situación que calificamos como peligroso. Además, la emoción de miedo puede ser real o irracional.

Si aparece un león frente a ti, tener miedo (aunque sea de forma exagerada) es completamente normal y adaptativa. El pulso se altera, sudas, jadeas… hay una amenaza real que podría ser altamente peligrosa.

Sin embargo, la mayoría de las veces la situación que nos produce miedo no es una amenaza altamente peligrosa. Son situaciones que interpretamos como que nos pueden generar malestar, que no estamos preparados para superarlas o que no tenemos los recursos necesarios para hacerlo.

Así es como se desencadena esa reacción de miedo que, en la mayoría de ocasiones, nos limita. Pero, sobre todo, nos impide vivir el éxito vivir.

¿Por qué tengo tanto miedo?

Esta reacción se debe a la interpretación que hacemos del entorno. Para entenderlo mejor te pongo un ejemplo.

Imagina que una persona va a presentar mañana su libro en un programa de televisión. Aparentemente no es una amenaza. Es un lugar donde tener presencia para que la gente conozca y dar a conocer su libro. Muchas personas lo harían encantadas.

Pero hay otras personas que piensan «y si me equivoco», «y si me trabó al hablar», «y si cometo un error», «y si no voy bien delante de la cámara», «y si la fastidio»…

Esa anticipación del peligro hace que percibamos una situación tan natural y tan cómoda para otros, como una amenaza. Además le va a desencadenar una serie de de consecuencias que le harán sentirse mal.

Pero, ¿por qué unas personas son más temerosas que otras? La respuesta es compleja, ya que puede deberse a muchos motivos.

Puede ser que la persona que va a presentar el libro ya presentara uno hace tres años y le fue mal. El propio hecho traumático de haber vivido una situación en la que no estuvo cómodo hace que recuerde lo mal que lo pasó.

También depende de las características de personalidad. Hay gente muy poco temerosa y muy atrevida, y otra que tiene más miedo .

El miedo también se aprende. Los padres sobreprotectores que están todo el día «cuidado no te vayas a caer», «tengo miedo que te vayas de excursión con los compañeros porque a mí me han dicho que vas hacer alpinismo es peligroso», «ten cuidado porque hay mucha mala gente por la vida»…

Nos avisan de tantas situaciones peligrosas que, al final, el niño termina desencadenando también esa esa alerta para estar protegido. Protegido falsamente, porque la mayoría de esos miedos no dependen de que tú te prepares para afrontarlos.

Te preparas para un montón de consecuencias catastróficas que nunca van a ocurrir. Y te pasas toda la vida pensando en todo lo malo que puede suceder. Y que luego no sucede. Así, la persona sufre más el malestar durante el camino que el propio hecho de enfrentares a esta situación.

cerebro via rapida via lenta procesamiento del miedo • Neurita | Blog de Psicología

Cómo vencer los miedos, 10 consejos

Conocer y aceptar tus miedos es el primer paso para poder enfrentarte a ellos y trabajar en superarlos. A pensar de que, en muchos casos, los miedos no son tu responsabilidad, depende de ti desprenderte de ellos. Vencer los miedos no es una tarea fácil, pero es el camino para dominarlos y poder llevar la vida que quieres y te mereces.

Existen técnicas para aprender a gestionar o vencer los miedos. La mayoría de las personas, como no quieren sentirse mal, no quieren tener esa sensación de ansiedad y de bloqueo, los pálpitos el corazón… Lo que hacen es evitar esa situaciones, porque así sigue en su zona confortable y de alguna forma se siente protegida, tiene poco margen de error y protege sus emociones.

Lo que ocurre es que cada vez que evitamos un miedo, el miedo se hace más fuerte. Como no sabes lo temible que realmente es, porque no te has enfrentado con él, no sabes hasta dónde podría llegar. Asique la única manera de vencer los miedos es comprobarlos.

1. No razones con tus miedos, son irracionales

Uno de los primeros consejos que puedo darte para vencer los miedos es que no razones sobre ellos. Los miedos son irracionales, no tienen un sentido.

Si, por ejemplo, que te da miedo a conducir y a mí no, es posible que no sea tan peligroso. Realmente un miedo es peligroso cuando nos da miedo a todos, sea un león delante de nosotros, todos tendríamos miedo. A no ser que sea alguien especializado en leones, que lo sepa domesticar. Pero es raro. A todos nos daría miedo esa amenaza.

Si tienes un miedo que no le da a otras personas, ya sabes que es algo irracional. Ponerte a pensar en el miedo hace que focalices tu atención en el miedo, concienciándolo.

2. Piensa en lo peor que te puede pasar, un buen tip para vencer los miedos

Pensar en lo peor que te puede pasar es otra de las técnicas para vencer los miedos que más resultado dan. Porque, a veces, ponerse al límite relaja. Lo peor que puede pasar en el examen que es que lo suspenda. Bueno voy a ir a septiembre. Analizar lo pero que te puede pasar tranquiliza ya que se relativiza el miedo y se le quita peso. Esto es lo peor, realmente no es tan peligroso.

3. Las sensaciones que producen el miedo son incómodas, pero no peligrosas

Otra forma de vencer los miedos es pensar que las sensaciones son fruto del miedo. Y sí, son incómodas, pero no peligrosas. El corazón late rápido, sudas, tienes sequedad de boca, te sientes agitado…

Todo eso es incómodo, pero no es algo que vaya a poner tu vida en peligro. Pensar en lo mal que te sientes va a hacer que todavía te pongas peor.

4. Hazte amigo de tu miedo

Si, como lees. Hazte amigo de tu miedo y hablarle como un colega. Imagina que vas a una entrevista de trabajo y le dices «hombre chaval tú por aquí, venga vamos a la entrevista a ver qué tal nos sale».

Ver al miedo desde el humor también es poner límites al miedo. Marcarle quién manda. «Venga tuyo de la mano a la entrevista o al examen». Al hablarle así lo que se consigue es desdramatizar la situación.

5. Manda a tu miedo a callar

Otra de las estrategias para vencer los miedos es mandarlos a callar. ¿Aquí quien manda? ¿Tu o el miedo? Si cuando estás en un examen el examen de conducir y de repente le dices «shh, callado que estoy atento a la circulación, déjame que conduzca tranquilo».

6. Ridiculiza a tu miedo

La siguiente estrategia para vencer tus miedos se basa en pensar y afirmar que tus miedos no te van a limitar. Estas preparado y lo puedes hacer bien. Usa tu momento de superioridad pero volviendo otra vez al humor. Quitárselo de encima pero con humor.

7. Lleva siempre contigo a tu amigo invisible

¿Sabes eso que han hecho siempre a los niños pequeños con su amigo invisible? Un amigo que no existe con el que hablan y que, de alguna forma le acompañan. El amigo invisible también nos puede servir a los adultos a la hora de vencer los miedos.

Pregúntate qué amigo, profesor, mentor… te da seguridad. Imagina que va contigo al examen, que te diría… Muchas veces uno no sabe lo que se diría a sí mismo para calmarse, pero si sabe perfectamente lo que un amigo le diría en esa situación. Incluso si un amigo tuyo estuviera pasándolo mal, tú sabías que decirle a tu amigo. Pero no a ti mismo.

Entonces imagina una situación en la que alguien te transmite mensajes de calma y tú mantienes un diálogo. Realmente es desviar el foco de atención, y en lugar de estar pensando en la reacción de miedo, lo mal que me siento, y anticipar ese miedo… estás buscando una fórmula para mantener un diálogo tranquilo con una persona que te da que me da calma.

8. Practica Mindfulness

Si sientes que con la respiración profunda no es suficiente, puedes poner en práctica la meditación de atención plena. Esta práctica tiene numerosos beneficios, incluyendo la reducción del estrés y la ansiedad.

9. Convive con el miedo

Si te preguntas «como dejar de tener miedo», debes saber que nunca desaparecerá totalmente. El miedo no se quita, no es una mancha. Es una emoción que debe ser gestionada y regulada. Los pasos para gestionar una emoción son:

  1. Percibirla: ser consciente de ella
  2. Identificarla: ponerle nombre
  3. Sentirla: notarla y no luchar para evitarla
  4. Escucharla: las emociones nos aportan información que puede servir de guía. Puedes preguntarte: por qué estoy sintiendo miedo ahora o qué es lo que está provocando esta reacción.
  5. Dejarla ir: una vez la emoción ya te ha aportado la información suficiente y has decidido en consecuencia, puedes dejarla ir.

10. Si el miedo te supera, pide ayuda

Si el temor es demasiado grande y sientes que te está superando, puedes pedir ayuda profesional a nuestros psicólogos para ayudarte a que puedas retomar el control de tu vida. 

Una vez que hayas vencido el miedo por primera vez, puedes tener la completa seguridad que a la siguiente vez será mucho más fácil, y así sucesivamente. Solo tienes que confiar en ti mismo, y ya verás cuando lo superes y sigas adelante, ganarás en autoestima y confianza.

telegram 2 • Neurita | Blog de Psicología

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 9.jpg