¿Sientes miedo al fracaso? Ese temor que nos acompaña en cada decisión que tomamos y en cada tarea que emprendemos.

En algunas ocasiones es el combustible que nos motiva para llegar al éxito, otras veces, puede ser la losa que nos impida perseguir nuestras metas. En estas situaciones, es importante aprender a superar el miedo al fracaso y evitar el autosabotaje.

¿Qué significa fracasar? El miedo al fracaso desde la Psicología

Para algunas personas fracasar supone algo irreparable, imperdonable… un resultado que no se “pueden permitir”. En estos casos la presión por evitar el fracaso podría llevar a “dejar de actuar”.

Las emociones que generan estos sentimientos limita nuestra capacidad de afrontar las metas propuestas, e implica que lleguemos a creer que no podemos asumir futuros proyectos por miedo a la posibilidad de fracasar.

El miedo al fracaso está en gran parte condicionado por tres factores:

  • Interpretación que realizas de la situación
  • Anticipación que haces de las posibles consecuencias
  • Valoración de ti mismo a partir del resultado que obtengas

Por último, solemos pensar que tener éxito o fracasar nos define como personas, confundiendo “tener un fracaso” con ser un o una “fracasada”, y caemos en una simplificación que reduce la riqueza y complejidad de la persona.

En definitiva, tras el miedo al fracaso hay una visión catastrófica y negativa, que se presenta de manera recurrente y automática, promoviendo que nuestra lectura de las situaciones nos vaticine un futuro de fracasos constantes.

Esto nos hace percibirnos como incapaces para afrontar nuestros objetivos o los retos de la vida, imponiéndonos barreras que nos limitan para perseguir nuestras metas.

Quien hace, puede equivocarse, quien nada hace, ya está equivocado

Daniel Kon

El temor al fracaso tiende a fortalecerse ya que cuanto mas temor se siente, mayor es la posibilidad de fracasar. Alguien que abandona una tarea por temor de fracasar desarrollará probablemente una ansiedad blindada. A cada fracaso el temor se establece con mayor firmeza.

La única manera de salir de lo que amenaza de fracaso consiste en afrontar los problemas directamente y reconocer que el fracaso es una parte normal e indispensable y que nos va a ser de gran utilidad tanto en el aprendizaje como en el crecimiento personal.

Recuerda que muchos grandes éxitos han ocurrido justo después de una derrota temporal. Sólo si te atreves a fracasar te darás la oportunidad de experimentar el verdadero éxito. Por ejemplo, el descubrimiento de la penicilina, que realizó Fleming tras irse de vacaciones y olvidar unas placas de petri con cultivos de bacterias.

Es lo que se llama serendipia, un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado. Saber aprovechar lo inesperado es una buena habilidad para nuestra vida.

Mecanismos psicológicos tras el miedo al fracaso

Tras el miedo al fracaso se encuentran lo que denominamos errores o distorsiones cognitivas. Algunas de las más significativas:

  • Adivinar el futuro. Hacer continuamente predicciones negativas sobre el futuro, muchas veces como respuesta a una baja tolerancia a la incertidumbre. “Para que voy a intentar realizar la presentación si los nervios no me van a dejar hablar”.
  • Pensamiento en blanco o negro. Ver las cosas en términos dicotómicos: verdadero o falso, feliz o infeliz, mal o bien… “En algún momento voy a trabarme al hablar, y será un desastre de presentación”.
  • Exageración. Dar importancia desmesurada a los aspectos negativos (reales o no) que ocurren o a sus consecuencias. “Verán que no se realizar una presentación y me despedirán”.
  • Etiquetación. Confundir la parte con el todo. Realizar una valoración estereotipada y simplificadora. “Verán que titubeo al hablar en la presentación y se darán cuenta que soy un desastre como profesional”.
miedo al fracaso frase blog de psicologia neurita

6 Formas de combatir el miedo al fracaso

  1. Adopta una actitud de “puedo hacerlo”. Una vez que te comprometas contigo mismo descubrirás que desaparecen muchos de esos miedos.
  2. Cambia tus pensamientos sobre el fracaso. Busca el lado positivo del fracaso: una desilusión también es una oportunidad importante para aprender. Analiza por qué fracasaste y anota lo que hiciste bien y lo que crees que hiciste mal. En la siguiente ocasión, prueba un nuevo método y elimina los errores que hayas identificado.
  3. Conserva el sentido de la proporción. El fracaso es una tarea o una prueba, no es un gran desastre; sino una experiencia común en la vida cotidiana, intenta no exagerar un incidente aislado del fracaso hasta convertirlo en una catástrofe. Evita pensamientos tales como: “nunca tendré éxito en esto”, o “lo estoy condenado al fracaso”.
  4. Deja de evitar lo que te asusta. Si evitas una situación particular que te asusta, anota exactamente por que tienes miedo. Si temes un daño físico real, probablemente tienes razón al evitar la acción, pero si sólo temes la risa o el ridículo, respira profundamente y afronta el problema de frente. Probablemente, descubrirás que tus preocupaciones eran infundadas.
  5. Haz uso de tu imaginación. Ensaya mentalmente una situación difícil, y visualiza un resultado con éxito. Por ejemplo, imagínate leyendo la pregunta de un examen sobre la que conoces bien la respuesta, e imagínate escribiendo la respuesta correcta. Esta clase de visualización te ayudará a superar hasta el más paralizante sentido de la imposibilidad.
  6. Aprende a relajarte. En muchos casos las técnicas de relajación ayudan a combatir los síntomas de una tarea desafiante.

 Los mayores éxitos han sido para los que han aceptado los mayores riesgos

Henri Bergson
telegram 2 • Neurita | Blog de Psicología

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 9.jpg