Si estás buscando información sobre ansiedad, en este artíuclo desde Neurita vamos a desarrollar una guía completa para que puedas saber más sobre la ella y que sepas identificarla, combatirla o pedir ayuda profesional.

En esta época la ansiedad por el coronavirus es muy habitual, te dejamos 7 tips para hacer frente a ella.

Qué es la ansiedad

La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud. Puede hacer que sude, se sienta inquieto y tenso, y tener palpitaciones. Puede ser una reacción normal al estrés. Por ejemplo, puede sentirse ansioso cuando se enfrenta a un problema difícil en el trabajo, antes de tomar un examen o antes de tomar una decisión importante.

Si bien la ansiedad puede ayudar a enfrentar una situación, además de darle un impulso de energía o ayudarle a concentrarse, para las personas con trastornos de ansiedad el miedo no es temporal y puede ser abrumadora.

Sentir ansiedad de modo ocasional es una parte normal de la vida. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad con frecuencia tienen preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes sobre situaciones diarias. Con frecuencia, en los trastornos de ansiedad se dan episodios repetidos de sentimientos repentinos de ansiedad intensa y miedo o terror que alcanzan un máximo en una cuestión de minutos (ataques de ansiedad).

¿Qué son los trastornos de ansiedad?

Los trastornos de ansiedad son afecciones en las que la ansiedad no desaparece y puede empeorar con el tiempo. Los síntomas pueden interferir con las actividades diarias, como el desempeño en el trabajo, la escuela y las relaciones entre personas.

👉 ¿Sabrías como actuar ante alguien que sufra un ataque de ansiedad?

Ansiedad sintomas

Los signos y síntomas de la ansiedad más comunes incluyen los siguientes:

  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
  • Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Respiración acelerada (hiperventilación)
  • Sudoración
  • Temblores
  • Sensación de debilidad o cansancio
  • Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual
  • Tener problemas para conciliar el sueño
  • Padecer problemas gastrointestinales (GI)
  • Tener dificultades para controlar las preocupaciones
  • Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad
ansiedad, la guía más completa

Tipos de trastornos de ansiedad

  • La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que temes a lugares y situaciones que pueden causarte pánico o hacerte sentir atrapado, indefenso o avergonzado y a menudo intentas evitarlos.
  • El trastorno de ansiedad debido a una enfermedad incluye síntomas de ansiedad o pánico intensos que son directamente causados por un problema de salud físico.
  • El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una ansiedad y una preocupación persistentes y excesivas por actividades o eventos, incluso asuntos comunes de rutina. La preocupación es desproporcionada con respecto a la situación actual, es difícil de controlar y afecta la forma en que te sientes físicamente. A menudo sucede junto con otros trastornos de ansiedad o con la depresión.
  • El trastorno de pánico implica episodios repetidos de sensaciones repentinas de ansiedad y miedo o terror intensos que alcanzan un nivel máximo en minutos (ataques de pánico). Puedes tener sensaciones de una catástrofe inminente, dificultad para respirar, dolor en el pecho o latidos rápidos, fuertes o como aleteos (palpitaciones cardíacas). Estos ataques de pánico pueden provocar que a la persona le preocupe que sucedan de nuevo o que evite situaciones en las que han sucedido.
  • El mutismo selectivo es una incapacidad constante que tienen los niños para hablar en ciertas situaciones, como en la escuela, incluso cuando pueden hablar en otras situaciones, como en el hogar con miembros cercanos de la familia. Esto puede afectar el desempeño en la escuela, el trabajo o en la sociedad.
  • El trastorno de ansiedad por separación es un trastorno de la niñez que se caracteriza por una ansiedad que es excesiva para el nivel de desarrollo del niño y que se relaciona con la separación de los padres u otras personas que cumplen una función paternal.
  • El trastorno de ansiedad social (fobia social) implica altos niveles de ansiedad, miedo o rechazo a situaciones sociales debido a sentimientos de vergüenza, inseguridad y preocupación por ser juzgado o percibido de manera negativa por otras personas.
  • Las fobias específicas se caracterizan por una notable ansiedad cuando la persona se ve expuesta a un objeto o situación específicos, y un deseo por evitarlos. En algunas personas, las fobias provocan ataques de pánico.
  • El trastorno de ansiedad inducido por sustancias se caracteriza por síntomas de ansiedad o pánico intensos que son el resultado directo del uso indebido de drogas, como tomar medicamentos, estar expuesto a una sustancia tóxica o tener abstinencia a causa de las drogas.
  • Otro trastorno de ansiedad específico y no específico es un término para la ansiedad y las fobias que no cumplen con los criterios exactos para algún otro trastorno de ansiedad pero que son lo suficientemente relevantes para ser alarmantes y perturbadores.

Ataque de Ansiedad

El término ataque de ansiedad es intercambiable por crisis de ansiedad, pánico o angustia. Un ataque de ansiedad es una avalancha súbita de miedo o malestar intensos que en pocos minutos alcanza su máxima intensidad. El malestar consiste en una serie de síntomas físicos que pueden ser muy variables junto con una intensa sensación de ansiedad.

Para que entendamos la magnitud del malestar, durante el apogeo de la crisis de ansiedad, muchas personas creen estar sufriendo un ataque al corazón. Puede surgir desde un estado de calma o desde un estado de ansiedad y su duración es de 10 a 45 minutos desde que alcanza su máxima intensidad.

Al finalizar la crisis, la persona puede regresar al estado de previo de calma o ansiedad; mientras que, en otros casos, se mantiene un nivel moderado de ansiedad hasta incluso podría repetirse la crisis más adelante.

Ansiedad • Neurita | Blog de Psicología

Cómo controlar la ansiedad

  1. Respirar profundamente La respiración profunda diafragmática activa nuestra respuesta a la relajación, el cambio de nuestra respuesta de lucha o huida del sistema nervioso simpático, la respuesta relajada y equilibrada de nuestro sistema nervioso parasimpático.
    Respira lento, respira profundamente y de manera regular.
  2. Haz ejercicio El ejercicio cardiovascular regular libera endorfinas que dan lugar a una reducción de la ansiedad. Un simple paseo de 30 o 40 minutos es suficiente para conseguir los efectos beneficiosos y ayudarte a controlar tu estado anímico.
  3. Dormir bien No dormir lo suficiente puede provocar ansiedad. Si tienes problemas para dormir, esta noche intenta participar en una actividad relajante antes de dormir, como tomar un baño caliente, escuchar música relajante o tomar varias respiraciones profundas.
  4. Conéctate con los demás. El apoyo social es vital para el manejo del estrés y la ansiedad. Llama a un ser querido, programa una cita por Skype o come con un amigo cercano. Hablar con los demás puede hacer mucho bien.
  5. Evita la cafeína La gestión de la ansiedad trata tanto de lo que haces como de lo que no haces. Y hay algunas sustancias que exacerban la ansiedad. La cafeína es una de esas sustancias.

¿Cómo se diagnostican los trastornos de ansiedad?

Si se observa la repetición de este tipo de episodios en forma constante y por largos períodos, será oportuno pedir la asesoría profesional correspondiente para poder controlar la situación.

Para ello se requiere una evaluación clínica por parte de un especialista en Psiquiatría, donde se revisarán los síntomas a través de una entrevista que determinará si es necesario indagar si existen causas orgánicas que requieran exámenes médicos que ayuden a determinar la causa, como resonancia magnética, entre otros. También se puede aplicar una prueba de psicodiagnóstico.

Tratamiento para el trastorno de ansiedad

Hay diferentes terapias para el tratamiento de los trastornos de ansiedad que pueden alcanzar excelentes resultados, y que son de mucha utilidad para las personas que los padecen ayudándoles a llevar una vida tranquila y relajada.

Los mejores resultados se han alcanzado combinando fármacos y psicoterapia. De igual forma, y dependiendo de cada caso se pueden obtener estupendos resultados aplicando psicoterapia y técnicas de relajación empleadas por psicólogos, que permiten que la persona controle sus emociones y el trastorno ocasionado por la ansiedad generalizada.

Las técnicas de psicoterapia para el control de los trastornos de ansiedad están canalizadas a través de una serie de herramientas para que la persona logre un aprendizaje de habilidades que le permitan el manejo de dicho trastorno, así como técnicas de relajación.

La psicoterapia con EMDR también resulta muy eficaz en los tratamientos para controlar la ansiedad en los casos en que está originada por estrés post traumático, así como en programas asociados a desintoxicación por diversas adicciones.

Cuando los casos de ansiedad son muy severos, se combinan medicamentos con el uso de diferentes tratamientos de psicoterapia, junto con otras alternativas como la relajación muscular con masajes, yoga, ejercicio físico, musicoterapia, o arteterapia entre otras.

Algunos de los fármacos empleados para estos tratamientos son, los antidepresivos, los cuales se suministran en dosis mayores a las usadas en casos de depresión. Se utilizan también, en forma puntual las benzodiacepinas, las cuales ofrecen rápido control de los síntomas.

Recomendaciones naturales para reducir la ansiedad

Meditación

La meditación puede ayudar a reducir los pensamientos apresurados, facilitar el control del estrés y la ansiedad. Hay una amplia variedad de estilos de meditación que pueden funcionar, incluyendo mindfulness o conciencia plena.

La meditación con base en la conciencia plena es muy popular en la terapia. Una revisión meta analítica de 2010 sugiere que puede ser altamente efectiva para personas con trastornos relacionados con el estado de ánimo y la ansiedad.

Ejercicios de relajación

Algunas personas tensan los músculos inconscientemente y aprietan la mandíbula como una reacción a la ansiedad. Los ejercicios de relajación progresiva pueden ayudar.

Trata recostarte en posición cómoda y lentamente contrae y relaja cada grupo de músculos, empezando con los dedos de los pies y continuando hacia los hombros y mandíbula. Escritura

Encontrar una manera de expresar la ansiedad puede hacer que se sienta más manejable.

Algunas investigaciones sugieren que llevar un diario y otras formas de escritura puede ayudar a las personas a lidiar mejor con la ansiedad.

Por ejemplo, un estudio de 2016 determinó que la redacción creativa puede ayudar a los niños y adolescentes a manejar la ansiedad.

Ejercicios de respiración para la ansiedad

En primer lugar, adoptar la postura adecuada

  • Aunque también se puede hacer estirado o de pie, recomendamos estar sentados (al menos hasta que se domine bien la técnica).
  • Debemos mantener la espalda recta y completamente apoyada en la silla, abriendo los hombros, de forma que no se vayan hacia adelante.
  • Ambos pies deben estar completamente apoyados en el suelo, por lo que no podemos cruzar las piernas.
  • Hay que evitar presiones en la zona abdominal, desabrochando el cinturón o cualquier prenda que pueda oprimir la cintura.
  • Para relajar la musculatura del cuello resulta útil inclinar levemente la cabeza hacia adelante.
  • Por último, debemos colocar una mano sobre el vientre y la otra sobre el pecho.

A continuación, comenzaremos a respirar con esta técnica

Se trata de hacerlo como si tuviéramos un globo en la barriga. Al inspirar haremos llegar el aire hasta la base de los pulmones, inflando la barriga. Al espirar, sacaremos el aire y la barriga volverá a su posición. Estos son los pasos a seguir:

  1. Tomar aire por la nariz, lenta y profundamente, mientras se cuenta hasta tres llenando bien de aire los pulmones. Si la mano situada en el vientre se levanta y la del pecho no se mueve estamos haciéndolo de forma correcta.
  2. Retener el aire durante 3 segundos.
  3. Soltar el aire por la boca lentamente, contando de nuevo hasta tres. El abdomen volverá a su posición natural.
  4. Repetir el proceso dos o tres veces.

 Busca ayuda profesional si la necesitas

Si te sientes identificado, te recomiendo que busques ayuda profesional de tu médico o de un profesional de salud mental. La terapia cognitiva-conductual es la mejor solución para los problemas de ansiedad.

Aunque puedas sentirte impotente en este momento estresante, seguir estas estrategias puede ayudar a evitar que la ansiedad se convierta en un problema en sí mismo y te permitirá superar la epidemia de manera más efectiva.

Contacta con el equipo de psicólogas de Neurita y trabajaremos contigo.

telegram 2 • Neurita | Blog de Psicología

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 9.jpg