¿Cuántos tipos de noviazgo existen? Es posible que consideres unos pocos tipos de relaciones amorosas. Sin embargo, existen muchos tipos de relaciones y tipos de noviazgo.

Las relaciones de pareja son necesarias para el desarrollo de la sociedad. Sin embargo, con el paso de los años y los cambios en la humanidad, los tipos de noviazgo o tipos de relaciones amorosas han ido evolucionando, desde relaciones hiper cariñosas hasta relaciones obsesiva, por interés o a distancia.

El amor ya no es sólo la unión con el sexo opuesto para crear una familia tradicional. Por lo que si hay diferentes tipos de parejas, también hay diferentes tipos de noviazgo y de relaciones amorosas. Según las personas que los componen, sus experiencias previas, sus características…

No existen estudios con resultados concretos y sólidos sobre este tema, pero se sabe que existen diferentes tipos de relaciones amorosas y, por tanto, nuevas formas de entender el amor.

Tipos de noviazgo

El noviazgo es una relación entre dos personas, que quieren compartir momentos y experiencias comunes, a la vez que construyen un vínculo a lo largo del tiempo.

A pesar de que existen diferentes tipos de noviazgo o tipos de relaciones amorosas, cada una tiene sus propias características. Sin embargo, todas comparten el mismo objetivo de interacción social.

A continuación te cuento los 15 tipos de noviazgo principales para que sepas diferenciar en qué tipo de relación estás. Porque las relaciones de pareja perfectas, aunque no existan, se pueden construir a base de cariño y respeto.

1. Noviazgo saludable

Las relaciones amorosas sanas son aquellas que se componen de tres componentes: intimidad, pasión y apego. Y si, estos tres ingredientes son los básicos para cualquier relación saludable. Cuando la relación tiene estos tres elementos se trata de un amor perfecto o ideal, en otras palabas, la expresión completa del amor.

Se trata de ese tipo de relación de pareja que todas las personas buscan, pero que es difícil de encontrar y difícil de conseguir ya que requiere mucho trabajo y compromiso por ambas partes. Puede durar años y suelen conformar una familia estable y sana.

2. Noviazgo únicamente sexual

Se trata de un tipo de relación únicamente sexual. Ambas partes buscan sexo y nada más profundo. No hay lugar para una conexión más profunda.

3. Noviazgo posesivo

En las relaciones de pareja posesivas, uno de los dos se siente dueño del otro. Esta situación puede llegar a tal límite, que prohíbe a su pareja realizar todo tipo de actividades, incluso tener contacto con su propia familia.

Este tipo de relación de pareja no se considera saludable y puede generar mucho malestar y dolor emocional. La persona posesiva sufre de celos enfermizos y problemas mentales que lo hacen crear situaciones que no existen. La victima, en cambio, puede llegar a sufrir traumas o trastornos mentales y físicos.

Si consideras que tienes este tipo de relación amorosa, es recomendable que pienses en terminarla. Aquí te dejo algunos tips sobre cómo terminar una relación sin remordimientos. Puede llegar a ser difícil, pero puedes acudir a profesionales y familiares que te ayuden en el proceso.

4. Relación tóxica

La relación tóxica es un tipo de relación en la que existe atracción e incluso amor, sin embargo no hay compromiso ni comprensión. Diferentes opiniones e intereses que conducen a problemas. Una relación de amor odio imposible de terminar.

5. Noviazgo violento

Este tipo de noviazgo se caracterizan por ser conflictivos repletos de agresividad y violencia que puede ser tanto verbal como física. Si tienes este tipo de relación de pareja, es recomendable terminar la relación lo antes posible.

6. Noviazgo o relación abierta / poliamor

La relación abierta, también llamada poliamor, implica un acuerdo entre ambas partes para estar con otras personas fuera de la relación. Suele darse con frecuencia cuando uno, o los dos miembros de la pareja no están listos para involucrarse emocionalmente en la relación. Cada relación la considera seria y con compromiso. Es decir, es lo contrario a la monogamia.

7. Relación dominante/sumisa

Se trata de un tipo de relación o noviazgo donde existe un control estricto. Uno de los miembros controla y el otro es controlado. Este tipo de relación no es sana, existe falta de independencia, comprensión y confianza.

Este tipo de noviazgo tiene otra visión, cuando es acordado por ambas partes. Entrando en la práctica sexual del “BDSM”: Bondage; Disciplina y Dominación; Sumisión y Sadismo; y Masoquismo.

8. Noviazgo social

Se trata de parejas que llevan muchos años juntos en los que, a pesar de haber intimidad y compromiso, ya no hay pasión. La rutina de pareja, las actividades que comparten y los años han oxidado la relación y ambos se han dejado sumergir en el diarismo sin tratar de reavivar el amor.

En muchos casos estas parejas no se separan, solo siguen conviviendo pasivamente inmersos en el día a día.

9. Noviazgo por interés

Cada vez es más habitual encontrarse con parejas que están juntas por intereses, sobre todo económicos. También hay parejas que buscan una relación para conseguir permisos de residencia en otro país o simplemente para no estar solos.

Son relaciones tristes, en algunos casos se casan y no hay intimidad, o si la hay es por obligación. No hay romance ni complicidad.

10. Noviazgo a distancia

La relación a distancia se trata de personas que deciden estar juntas y ser pareja pero se encuentran físicamente separados por muchos kilómetros. Tantos que solo se ven ocasionalmente.

En la mayoría de los casos, terminan en un momento de desesperación porque los miembros de la pareja no pueden verse y comunicarse con regularidad. A largo plazo ambos sienten desconexión, ya que les llega a hacer falta la intimidad, el contacto físico y compartir momentos juntos.

11. Noviazgo independiente

La independencia en la pareja no es una mala cualidad para una relación sana. Cierta independencia en una relación de pareja es básica para el buen funcionamiento de ambos miembros.  Sin embargo, la independencia total, cuando no es consensuada, nunca es una buena señal.

12. Noviazgo codependiente

En el tipo de relación los miembros de la pareja parecen no funcionar el uno sin el otro. Como ya sabes, la independencia es un ingrediente que todas las parejas deben tener. Pero depender de tu pareja para todo puede causar problemas en otras áreas de tu vida, como tu vida social y las relaciones con tus amigos y familiares.

¿Eres Codependiente? Qué es la codependencia emocional

13. Noviazgo cíclico

Se trata de ese tipo de noviazgo que termina y vuelve muchas veces. Es una de los tipos de relación amorosa más frecuente entre los jóvenes, pues no tienen la madurez suficiente para afrontar las responsabilidades que trae consigo una pareja.

14. Noviazgo de mejores amigos

Estas relaciones suelen ser aquellas en las que se hicieron amigos en la infancia, en la escuela o en la universidad y comienzan la relación al descubrir que la amistad se está convirtiendo en algo más fuerte.

Este tipo de noviazgo tiene sus momentos de pasión, complicidad y enamoramiento. Además, existe una buena comunicación entre los dos ya que provienen de una relación sana y estable como mejores amigos.

15. Noviazgo por impulso

Se trata de un tipo de relación en la que todo va muy rápido. En otras palabras, suelen saltarse todos los procesos que atraviesa una relación “normal”. Antes de llevar un año saliendo deciden casarse, vivir juntos e incluso tienen hijos.

Este tipo de relación no tiene por qué ser un desastre. A pesar de hacer las cosas apresuradas y por impulso, hay muchas ocasiones en las que ambos conectan de tal manera que la relación se convierte en estable y duradera.

¿Solo estos tipos de noviazgo o tipos de relación de pareja existen? La respuesta es un rotundo no. Podría enumerar muchos más tipos de noviazgo ya que cada una es diferente.

¿Cómo definirías tu tipo de relación amorosa?

¿Tengo una relación sana? 16 cosas a tener en cuenta

  • Os sentís a gusto haciendo cosas juntos. No se imponen los deseos de una de las partes, se acuerda lo que hacer.
  • Realizáis actividades por separado. Cada uno tiene su espacio, con aficiones, amistades y familia.
  • No necesitáis actuar para agradar a la otra persona.
  • Te gusta la otra persona tal como es y no tratas de cambiarla. Aprecias sus cualidades y aceptas sus defectos.
  • Las opiniones de los dos son igual de importantes, aunque sean diferentes.
  • Al discutir o ante problemas intentáis buscar soluciones satisfactorias para ambos, a través del diálogo y la negociación, sin usar la imposición, la amenaza o el chantaje afectivo (“si me quisieras de verdad…”).
  • •La confianza mutua y la honestidad son ingredientes básicos de la relación. Podéis hablar de cualquier tema y expresar los sentimientos con confianza y sin miedo a la reacción de la otra persona.
  • Utilizas la comunicación, expresándonos con respeto.
  • Controláis y evitáis las expresiones violentas de agresividad o coraje.
  • Respeto por los límites de la otra persona, aunque no estés de acuerdo con ellos.
  • Las relaciones sexuales son por deseo y mutuo acuerdo de ambas partes. Aceptando un NO sin problemas.
  • Si uno de los dos decide terminar la relación puede plantearlo sin miedo, sabiendo que la otra persona va a respetar esa decisión, aunque no le guste o le duela.
  • No esperas que la otra persona te haga siempre feliz o resuelva todos nuestros problemas. Cada uno asume la responsabilidad de su vida.
  • Respeto al echo de que sois personas diferentes. Y tenéis en cuenta las opiniones e ideas de la otra persona . Apoyando sus proyectos y decisiones.
  • Reconoces el derecho de la otra persona a la libertad y a cuidarse por si mismo.
  • Reconoces la igualdad de género en las relaciones, con un ejercicio democrático del poder, sin que puedan existir personas dominantes ni dominadas.
telegram 2 • Neurita | Blog de Psicología

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 9.jpg