¿Quieres saber cómo mejorar la concentración? Has llegado al lugar adecuado, porque en este artículo en Neurita hablamos de la concentración y como mejorarla con ocho tips o consejos. ¡Empezamos!

8 consejos de cómo mejorar la concentración

¿Sabes lo que es la mente del mono? Es un concepto que se utiliza en mindfulness para describir esa actividad mental frenética que nos lleva a estar saltando de rama en rama como lo hacen los monos.

A aparentemente estás en todo pero no estás en nada. Ni haces las cosas del todo bien ni disfrutas de cosas interesantes que ocurren a tu alrededor. Así que si no quieres perderte la experiencia de vivir plenamente aquí te dejo unos consejos para mejorar tu concentración.

1. Vive el presente

El día que seas capaz de vivir en el aquí y en el ahora te darás cuenta de lo bueno que eres y de lo bien que lo haces. Estas son las palabras que le dedicaba Sócrates al gimnasta One en la película ‘El guerrero pacífico’.

Sólo en el presente podemos ser plenamente conscientes de lo que hacemos y de lo que somos. Estar en el presente es incompatible con estar rumiando el pasado y fantaseando con el futuro.

El pasado nos trae nostalgia y tristeza, mientras que el futuro incierto puede provocarte ansiedad. Ambos espacios de tiempo impiden poder estar de forma plena en tu tarea, en tu afición o en disfrutar tu momento con amigos.

Decía la tortuga en Kung fu panda ‘que él hoy es un regalo, por eso se le llama presente’.

2. Una cosa a la vez

Dado que nuestro cerebro no puede estar concentrado en dos cosas a la vez, una de las claves para estar concentrado es hacer una sola cosa.

Ya, tienes una lista interminable de quehaceres y estar con varios frentes abiertos te da la sensación de que estás agilizando lo todo. Pero es una premisa errónea. No puedes. Lo que realiza tu atención en ese momento es saltar de una tarea a otra.

Para que veas que no puedes estar concentrado en dos cosas a la vez te voy a romper el mito. Piensa en este momento en una cosa que te atormente pero que no sea algo muy terrorífico. ¿Lo tienes? Mantenlo en tu mente. Déjalo ahí y a la vez nombra en voz alta por ejemplo fruta.

¿Qué ha pasado? Que mientras estabas diciendo esas frutas, eras incapaz de pensar en lo que te atormenta. Y lo que te atormenta es algo importante, pero ha bastado con que saques tu atención para ponerlo en las frutas para que te olvides de la otra tarea.

¿Te has dado cuenta que ocurre cada vez que reto más una de las tareas que dejaste para atender una segunda a la vez? Que no la inicias con el mismo nivel de concentración con el que la dejaste.

Porque la atención tiene un proceso calentamiento, atención plena y descanso. En esa fase álgida (atención plena) es en la que eres más eficaz, esa en la que estás plenamente concentrado, es la que sueles interrumpir cuando estás con el cerebro multitarea.

En esta sociedad competitiva, la prisa, la multitarea y estar muy ocupado, todavía son sinónimos de eficacia. Podemos llegar a intuir que una persona muy ocupada y con mucha prisa representa un profesional que tiene mucho trabajo porque es muy bueno.

Pero yo sacaría otra conclusión. Alguien súper ocupado, con mucha prisa, puede ser alguien que no sepa priorizar, que gestione mal su tiempo, que no sepa decir… Una persona en la que yo no dejaría mis asuntos importantes.

3. Movimiento Slow

Apúntate al movimiento slow. Solo consiste en hacer lo mismo a otro ritmo. A un ritmo que favorezca la serenidad.

Porque la serenidad es clave para estar concentrados. De hecho, la ansiedad impide que puedas atender tu trabajo y estar atentos. Nos lleva a estar atentos a otras cosas, a los peligros, pero no a ser más eficaces.

Puedes formar parte del movimiento ‘slow, sólo, con moverte con un poquito más de delicadeza ,hablar con más amabilidad o con borrar palabras de tu vocabulario como prisa, rápido o ya.

4. El cerebro necesita tiempo

Si tu mente sabe cuándo inicia la tarea y cuándo debe de finalizarse, le será mucho más sencillo adaptarse a ese espacio de tiempo. Una de las desventajas de no poner límites de tiempo es que el cerebro se dispers.

Márcate la hora de inicio y la hora de finalización, y no le dediques ni un minuto más. Así te irás educando en aprovechar a full ese tiempo. En los partidos de fútbol no te dan más minutos porque no hayas metido el gol de la victoria. En el minuto 90, más el descuento, se acaba. Hayas hecho los deberes o no.

5. Entrena la mente con actividades de concentración

Si eres de los que les cuesta realizar este tipo de actividades porque te frustras, basta con que le dediques unos minutos al día. Abre un puzzle y no trates de terminarlo esa misma tarde. Dedícale solo 10 minutos, pero 10 minutos con atención plena. Los días posteriores vas aumentando poco a poco los minutos dedicados.

Los famosos mandalas son otra de estas actividades de concentración que puedes realizar. Si te fijas, los mandalas para adultos tienen dibujitos muy pequeñitos. ¿Sabes por qué?

Porque si tienes tiempos muy grandes, el cerebro se dispersa ya que no requiere atención ni tiene dificultad. Esta actividad te permite ser creativo al elegir tus colores pero hazlo para que sea en espejo y logres concentrarte.

En resumen cualquier actividad que requiera concentración como los juegos de cartas solitarios, juegos de móvil, de ordenador, manualidades, ver series en otro idioma o juegos de memoria pueden resultarte super útil para mejorar la concentración.

6. Meditación y ejercicio

Está demostrado que ambas actividades mejoran nuestro rendimiento cognitivo, pero sobre todo la capacidad de estar atentos. De hecho, esa es la misión de la meditación.

Meditar implica estar pendiente de cómo respiras, por ejemplo, y con ello dejar de prestar atención a esos pensamientos que te interrumpen y que te impiden estar atento.

Recomendado: Libros Mindfulness

Qué se necesita para ser psicólogo militar

7. La de-fusión

De-fusionar vendría a ser lo contrario de fusionarse, es decir, mezclarse. Se trata de una propuesta del médico Russ Harris que también explica en su libro de autoayuda titulado la trampa de la felicidad basado en la Terapia de aceptación y compromiso.

De-fusionar significa tomar distancia con aquellos pensamientos que te distraen y que, además, suelen ser los que más sufrimiento generan. Entran, se acoplan en nuestra mente y tendemos a rumiar con ellos como si no hubiera un mañana.

La mayoría de las veces no podemos solucionar lo que nos preocupa porque, de hecho, el 90% de esas preocupaciones no depende de nosotros darle una solución. Pero nos distraen muchísimo, impidiendo que estemos concentrados.

En lugar de ser protagonistas de tus pensamientos, en lugar de enredarse con ellos, mantente al margen como si sólo los observarás. No tienes que hablar con ellos, no tienes que darle solución. Sólo observar.

La receta para de-fusionar consiste en:

  1. Acepta tu pensamiento, no lo que dice. Solo acepta que tienes ese pensamiento y que sin como no tienes pensamientos incómodos.
  2. Da las gracias a la mente por recordarme tanta cosa. ¡Gracias mente! Otro día hablamos.
  3. Vuelve a enfocarte en tu presente.

Supermemoria. Mnemotecnia: Método Loci.

8. Entorno minimalista para mejorar la concentración

¿Cuántos distractores tienes a tu alrededor? Móvil, tablet, televisión, radio, personas, pensamientos, fotos del verano… Nos encanta decorar nuestro entorno y tenerlo muy acogedor. Y esto genial si favorece la concentración.

Pero si tienes a la vista distractores, trata de quitarlo de tu vista durante el momento en el que necesites estar concentrado. Tú decides que te concentra y que no.

Hay personas a la que la música les facilita el nivel de concentración y, otras, a las que se le distrae. Sólo tú puedes ser sincero contigo mismo y decidir qué debes apartar mientras estudias o trabajas.

Cuando tratas de disfrutar no es lo mismo ver una serie con todos los sentidos puestos en ella, que verla mientras contestas a tus correos del trabajo.

Como ves estar concentrado si es posible si sabes cómo. Así que si te apetece seguir entrenando tu mente te dejo este artículo con acertijos difíciles. ¿Podrás resolverlos?

telegram 2 • Neurita | Blog de Psicología

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 9.jpg