¿Estas buscando cómo hacer que te pasen cosas buenas? ¿Quién no quiere cosas buenas en la vida? No hay nadie que elija que le sucedan cosas malas. A todo el mundo le gustaría tener buena salud, felicidad, amigos, familia, dinero, seguridad, libertad y todas esas cosas buenas para hacer la vida agradable.

Existe cierta creencia de que atraemos lo que nos pasa. Así, según esta creencia, hay personas que atraen cosas malas; y hay personas que atraen cosas buenas. Pero, ¿es cierto?

Algunas cosas están fuera de nuestro control, pero es posible que podamos hacer algunos cambios para lograr que te pasen cosas buenas si no hay suficientes en tu vida en este momento. El cambio de actitud puede ser una buena elección.

Cómo hacer que te pasen cosas buenas

Resulta que, años de experimentos demuestran que la manera en que uno decide responder ante los problemas de cada día, influye en el resultado. En otras palabras, la actitud previa ante cualquier circunstancia (una reunión de trabajo, una cita romántica, un examen…) determina como respondemos a ella.

Si, por ejemplo, tienes un evento que te pone un poco de los nervios o un evento social que no te apetece mucho, la manera en la que tú te predispones o la actitud que llevas, determina el resultado.

Puede parecer algo místico o mágico, pero resulta que la felicidad no es lo que te pasa, sino cómo interpretas lo que te pasa. Es decir, todo depende de tu visión ante la realidad y de esa interpretación que haces de la situación. Al final el poder está en la mente y en tu actitud frente a la vida.

Porque todos tenemos un sistema de creencias sobre la vida, sobre nosotros mismos, sobre los demás… que pueden ser limitantes. Una persona puede observar una realidad y que diga » ¡qué horror! Esto es un desastre» y otra persona puede pensar «qué buena oportunidad».

Siempre puedes creer que los demás te odian o puedes creer que los demás te favorecen. Puedes pensar que estás en el país más inhóspito del mundo o en el más bonito. Todo este tipo de pensamiento son constructos mentales que vienen de automatismos, que siempre han estado ahí y que a ti te puede dar un notición.

Por otro lado, tu mejor versión o peor versión depende de tu estado de ánimo y de las emociones. Al final todas las emociones vienen precedidas de un pensamiento y las emociones activan y desactivan nuestras células, nuestro torrente sanguíneo e incluso los genes.

Si quieres que te pasen cosas buenas, lee esto

Todos queremos vivir la mejor vida posible. Algunos nos sentimos atados por nuestras circunstancias, y la mayoría nos hemos resignado al hecho de que nunca seremos multimillonarios. Pero eso no significa que cada uno de nosotros como individuos no podamos aprovechar al máximo lo que se nos ha dado. Nunca te llegará nada si solo deseas que sea verdad. Si quieres vivir una vida plena, tienes que saber que lo mereces, y luego ir a ganarlo.

1. Piensa en positivo

Antes de que puedas motivarte para comenzar a trabajar hacia una meta, debes comenzar con una mentalidad positiva. Es importante que sepas y te convenzas de que puedes lograr lo que te propones, sin importar cuánto tiempo tardes o cuán difícil sea la tarea. 

Recuerda que lo estás haciendo por una razón. Ya sea una recompensa económica, crecimiento personal o simplemente para demostrarte a ti mismo y a los demás que puedes lograrlo.

Echa un vistazo a esta recopilación de Frases Positivas o estos Libros de Psicología Positiva

2. Trata bien a los demás

Todos hemos escuchado el dicho de que “Los buenos terminan últimos”, y todos hemos conocemos a algún jefe que actúa como un idiota con todos los que lo rodean. Pero en realidad, seguramente ese jefe se va a una casa que está completamente vacía o no disfruta de su familia porque no tiene tiempo para disfrutar. 

Tratar a los demás con amabilidad a lo largo de tu camino hacia el éxito es de suma importancia. No querrás llegar a la cima de la montaña y darte cuenta de que estás solo. 

Asegúrate de dar un empujón a los demás en tu camino hacia la cima, y ​​encontrarás que la escalada es mucho más agradable.

3. Da todo de ti en todo lo que hagas

Nunca llegarás a ninguna parte si no pones todo tu esfuerzo. Dedícate, de todo corazón, a tus objetivos. En un mundo ajetreado y competitivo como el actual, no hacer tu mejor esfuerzo puede ser desastroso. 

Piensa en la historia de la tortuga y la liebre: si te detienes en tu camino hacia el éxito, alguien vendrá por detrás y te lo arrebatará. A veces puede ser difícil seguir adelante, pero una vez más, ten en cuenta el final y encontrarás el impulso que necesitas para seguir adelante.

4. Sigue escalando

Lo que pasa con el éxito es que solo estarás satisfecho por un corto período de tiempo después de alcanzar su objetivo inicial. Cuando finalmente llegues allí, te darás cuenta de que quieres seguir avanzando aún más. 

Piensa en el corredor olímpico Usain Bolt. Estoy segura de que se sintió realizado después de establecer récord mundial tras récord mundial. Pero no dejó de correr, y ciertamente no dejó de intentar batir sus propios mejores tiempos. 

Una vez que alcances tu primera meta, haz un balance de lo que has logrado y pon el listón aún más alto. El único límite es el que te estableces tu mismo.

5. Sigue a tu corazón y tus sueños

Si el camino en el que estás no es tu propio camino, nunca encontrarás el éxito. No sigas los pasos de tus padres simplemente porque crees que tienes que hacerlo. No aceptes un trabajo que no tiene sentido para ti con la falsa creencia de que algún día tendrá sentido. 

Haz lo que te haga feliz. Las circunstancias pueden interponerse en tu camino para encontrar el trabajo perfecto, pero eso no significa que no puedas perfeccionar tus habilidades en tu tiempo libre para convertirte en un mejor candidato para cuando se presente de nuevo esa oportunidad. 

Si tu idea de éxito es criar una familia amorosa y afectuosa, no pienses que la solución está en trabajar 12 horas al día para mantenerlos. Lo más probable es que te aleje aún más de lo que realmente quieres. 

Cuando descubras lo que realmente quieres en la vida, encontrarás formas de hacer que tus circunstancias funcionen para ti, en lugar de que sea al revés.

En resumen, la clave es tomar todas las pequeñas cosas buenas (y las grandes) que te suceden y darte permiso para aceptarlas y celebrarlas por completo. 

Libro: Cómo hacer que te pasen cosas buenas – Marian Rojas

Uniendo el punto de vista científico, psicológico y humano, en este libro de Marian Rojas se ofrece una reflexión profunda, salpicada de útiles consejos y con vocación eminentemente didáctica, acerca de la aplicación de nuestras propias capacidades al empeño de procurarnos una existencia plena y feliz: conocer y optimizar determinadas zonas del cerebro, fijar metas y objetivos en la vida, ejercitar la voluntad, poner en marcha la inteligencia emocional, desarrollar la asertividad, evitar el exceso de autocrítica y autoexigencia, reivindicar el papel del optimismo…

¡Lo quiero!
libro de marian rojas 1

¿Necesitas ayuda de un psicólogo o psicóloga online? Ponte en contacto con nosotros.

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología?

Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 9.jpg