La inteligencia emocional ayuda en el desempeño tanto en el lugar de trabajo como en la vida personal, pero comienza contigo. 

Desde la confianza, empatía y optimismo, hasta las habilidades sociales y de autocontrol. Comprender y manejar tus propias emociones puede acelerar el éxito en todas las áreas de tu vida.

La inteligencia emocional, afortunadamente, es algo que se puede aprender. Por ello, he recopilado una lista completa con 39 consejos para ayudarte a explorar tu propio nivel de inteligencia emocional.

De esta forma podrás adquirir importantes habilidades de inteligencia emocional e implementarlas en tu vida cotidiana.

Inteligencia emocional

En pocas palabras, la inteligencia emocional es qué tan bien identificas y manejas tus propias emociones, y cómo reaccionas ante las emociones de los demás. 

Se trata de comprender cómo esas emociones moldean tus pensamientos y acciones para que puedas tener un mayor control sobre su comportamiento. También podrás desarrollar las habilidades para controlarte de forma efectiva. 

Ser más conscientes emocionalmente nos permite crecer y comprender con profundidad quiénes somos. Lo que, a su vez, nos permite comunicarnos mejor con los demás y construir relaciones más sólidas.

Te recomiendo empezar con estos 8 consejos iniciales. Un buen punto de partida para descubrir las bases de tu inteligencia emocional.

1. Observa cómo te sientes

En general, solemos tener un estilo de vida tan ajetreado y estamos tan ocupados, que es muy fácil perder el contacto con nuestras emociones

Para volver a conectar, busca un hueco en tu día, incluso ponte una alarma en el móvil. Cuando suene, respira profundamente un par de veces y observa cómo te sientes emocionalmente. 

Presta atención a ese lugar donde se manifiesta esa emoción, como un sentimiento físico en tu cuerpo, y cómo sientes la sensación. Cuanto más practiques, más se convertirá en un hábito.

2. Presta atención a cómo te comportas

Mientras practicas la conciencia emocional, tómate un momento para ser consciente de tu comportamiento. Observa cómo actúas cuando experimentas ciertas emociones y cómo eso afecta a tu vida diaria. 

Manejar las emociones resulta más fácil una vez que eres consciente de cómo reaccionas ante ellas.

3. Cuestiona tus propias opiniones

En este mundo hiperconectado, es fácil caer en una ‘burbuja de opiniones’. En la que tus propias opiniones son constantemente reforzadas por personas con puntos de vista similares. 

Tómate un momento para descubrir la otra cara de la historia y desafiar tus puntos de vista (incluso si todavía crees que tienes razón). Esto te ayudará a comprender a otras personas y a ser más receptivo a nuevas ideas.

4. Asume la responsabilidad de tus sentimientos

Tus emociones y tu comportamiento provienen de ti, no provienen de nadie más. Una vez que comiences a aceptar la responsabilidad de cómo te sientes y cómo te comportas, tendrá un impacto positivo en todas las áreas de tu vida.

5. Celebra lo positivo

Una parte clave de la inteligencia emocional es celebrar y reflexionar sobre los momentos positivos de la vida. Las personas que experimentan emociones positivas son generalmente más resistentes y más propensas a tener relaciones satisfactorias, lo que ayuda a superar la adversidad.

6. Pero no ignores lo negativo

Reflexionar sobre los sentimientos negativos es tan importante como reflexionar sobre los positivos. Comprender por qué te sientes negativo es clave para convertirte en un individuo completo, ser más capaz de lidiar con los problemas negativos del futuro.

7. No te olvides de respirar

Para controlar tus emociones y evitar arrebatos, no olvides respirar. Ante el agobio de una situación, toma unos minutos para ponerte un poco de agua fría en la cara, sal fuera y toma un poco de aire fresco o prepara una bebida. Cualquier acción que te ayude a controlar esa emoción que estás sintiendo, y así poder responder correctamente.

8. Un proceso de por vida

Ten presente que la inteligencia emocional se desarrolla y requiere una mejora continua; es una práctica de por vida.

Autoconciencia

Un componente clave de la inteligencia emocional es la autoconciencia o autoconocimiento. Es la capacidad de reconocer y comprender tu propio carácter, estados de ánimo y emociones. 

9. Objetividad

Puede que caigas en el autoengaño pensando que eres de cierta forma. Para ello, puedes preguntar a la gente que te rodea sobre tus fortalezas y debilidades. Luego compara la opinión que tienen los demás de ti con la que tienes tu de ti mismo. Atento a los patrones y recuerda no discutir con ellos, lo que te digan no tiene por qué ser la verdad.

10. Lleva un diario

Una excelente forma de conocerse a uno mismo es llevar un diario. Puedes comenzar escribiendo lo que te sucedió, cada día: cómo te sentiste y cómo manejaste la situación. Documentar todos estos detalles te hará más consciente. Periódicamente, revisa tus anotaciones y observa la tendencia.

11. Descubre qué es lo que te motiva

Empezar un proyecto nuevo siempre va acompañado de una alta motivación. Lo difícil es mantener esa motivación cuando aparecen los problemas. Toma un momento para recordar por qué empezaste el proyecto y qué es lo que quieres conseguir. La motivación es el motor que mueve los sueños.

12. Tómatelo con calma

A veces, los estallidos emocionales ocurren porque no nos detenemos a procesar cómo nos sentimos. Date un descanso y haz un esfuerzo consciente para meditar, hacer yoga o leer: un poco de escapismo hace maravillas. 

13. Se consciente de los desencadenantes emocionales

Las personas conscientes de sí mismas son capaces de reconocer sus emociones a medida que ocurren. Es importante ser flexible con tus emociones y adaptarlas a la situación. No niegues tus emociones, pero tampoco seas rígido con ellas. Tómate un tiempo para procesar tus emociones antes de comunicarlas.

14. Predice cómo te sentirás

Piensa en una situación en la que te encuentras y predice cómo te sentirás. Pon nombre a las emociones y acepta los sentimientos: ponerle nombre al sentimiento te proporciona el control. 

15. Confía en tu intuición

Si aún no estás seguro de qué camino tomar, confía en tu intuición. Después de todo, tu subconsciente ha estado aprendiendo qué camino tomar durante toda tu vida.

neurita psicologia neuromarketing

Autogestión

El siguiente paso es controlar la autogestión. Es decir, asumir la responsabilidad de tu comportamiento y bienestar, así como controlar los arrebatos emocionales.

16. Sal de ahí

Una forma clave para controlar tus emociones es salir de la situación. Puedes hacer ejercicio físico o mantener tu mente ocupada con un puzle o un libro. Cualquier cosa que rompa esa rutina emocional.

17. Ten un horario (¡y síguelo!)

Tener un horario y cumplirlo es extremadamente importante si quieres cumplir con las tareas de manera efectiva.

18. Come bien

Parece fácil, pero regular lo que comes y bebes puede tener un efecto masivo en tu estado emocional. Haz tu mejor esfuerzo para mantener una dieta equilibrada.

19. Canaliza tu energía negativa

Canalizar la energía emocional en algo productivo. Hay momentos en los que está bien retener las emociones abrumadoras, especialmente si no es el momento adecuado para dejarlas salir. Pero, cuando lo hagas, conviértelo en motivación. No te enfades, mejora.

20. No esperes que la gente confíe en ti

Establecer confianza con una persona puede ser difícil y, una vez que se pierde, es muy difícil recuperarla. Ofrecer confianza es la forma de invitar a la otra persona a confiar en ti también.

21. Es tu elección

Tienes la capacidad de elegir cómo reaccionar ante una situación: puedes reaccionar de forma exagerada o mantener la calma. Pero, es tu elección.

frases inspiradoras

Motivación

Un aspecto de la inteligencia emocional es la motivación. El motor que nos impulsa a lograr los objetivos y metas que nos hemos propuesto.

22. Establece metas

Las metas personales pueden proporcionar dirección a largo plazo y motivación a corto plazo. Es el momento de tomar papel y lápiz, y pensar dónde quieres estar en el futuro. ¡Márcate algunos objetivos!

23. Pensamiento positivo

Para mantenerse motivado es importante mantener una mentalidad positiva y optimista. Considera los problemas y los contratiempos como oportunidades de aprendizaje en lugar de fracasos.

24. Pedir ayuda está bien

No tengas miedo de pedir ayuda cuando la necesites y viceversa. Si otras personas necesitan ayuda, no te retraigas en proporcionársela. Ver a otras personas triunfar te ayudará a motivarte. Tú también puedes lograrlo.

25. Ponte de pie y estírate

Para un impulso instantáneo de tu motivación, ponte de pie y estírate lo más que puedas durante 10 segundos. Cuando regreses a tu tarea, tendrás el estado de ánimo correcto y listo para trabajar.

Empatía

La empatía es la capacidad de comprender las emociones de otras personas. 

26. Escuchar

Antes de que puedas sentir empatía con alguien, primero debes entender lo que está diciendo. Saber escuchar está en el epicentro de la empatía. Así podrás absorber su situación y considerar cómo se sienten antes de reaccionar.

27. Toma perspectiva

Ponte en los zapatos de la otra persona. La forma más sencilla de obtener un poco de perspectiva la próxima vez que surja un problema o situación es cambiar de lugar con la otra persona y pensar realmente en lo que está sucediendo desde su punto de vista. 

28. Inmersión en una nueva cultura

El viejo dicho “viajar ensancha la mente” sigue siendo cierto, incluso en este mundo cada vez más pequeño. A veces, la mejor manera de abrir la mente es subirse a un avión e ir a un lugar completamente diferente.

29. Cultiva la curiosidad por los extraños

Las personas muy empáticas tienen una curiosidad insaciable por los extraños. Cuando hablamos con personas fuera de nuestro círculo social habitual, aprendemos y comenzamos a comprender opiniones, puntos de vista y vidas que son diferentes a la nuestra. 

Neurita psicologia neuromarketing

Habilidades sociales

En términos de inteligencia emocional, las habilidades sociales se refieren a las habilidades necesarias para manejar e influir en las emociones de otras personas de manera efectiva.

30. Au revoir redes sociales

Desconectar de tu vida social virtual y relacionarte cara a cara con la gente te brindará muchas oportunidades para adquirir y desarrollar las habilidades sociales.

31. No es lo que dices, es como lo dices

Estay hablando de la importancia de la comunicación no verbal y cómo eso puede afectar la opinión que una persona tiene de ti. El lenguaje corporal, el tono de voz y el contacto visual es clave para que los demás sepan cómo te sientes emocionalmente. 

32. Lo desconocido

El método definitivo para desarrollar las habilidades sociales es salir y ser sociable. Suena simple, ¡pero no puedes fortalecer tus habilidades sociales sin ser social! Únete a un grupo o red fuera de tu círculo habitual; es la manera perfecta de poner en práctica todos estos consejos.

Inteligencia emocional: Qué evitar

Aquellas personas con una inteligencia emocional alta, rara vez muestran los siguientes rasgos.

33. Contagio emocional

Las personas emocionalmente inteligentes escuchan, ofrecen buenos consejos y extienden la empatía a quienes lo necesitan. Pero no permiten que las vidas y emociones de los demás afecten o gobiernen las suyas.

34. Quejas

Quejarse implica dos cosas: una, que somos víctimas y dos, que no hay soluciones para nuestros problemas. Rara vez una persona emocionalmente inteligente se siente víctima, y con menos frecuencia siente que una solución está fuera de su alcance. En lugar de buscar culpables, piensan de manera constructiva la solución al problema.

35. Negatividad

Las personas emocionalmente inteligentes tienen la capacidad de frenar los pensamientos críticos y cínicos. Reconocen que los pensamientos negativos son solo eso, pensamientos, y confían en los hechos para llegar a conclusiones.

36. Vivir en el pasado

Aquellos con alta inteligencia emocional eligen aprender de los errores y elecciones que han hecho y, en lugar de pensar en el pasado, son conscientes de vivir en el ahora.

37. Egoísmo

Si bien se requiere cierto grado de egoísmo para salir adelante en la vida, demasiado puede fracturar las relaciones y causar falta de armonía.

38. Ceder a la presión de los compañeros

Solo porque todos los demás hagan algo, tu no tienes por qué hacerlo. Piensan de forma independiente y nunca te conformes por complacer a otras personas.

39. Ser demasiado crítico

Nada destruye más rápido la moral de una persona que ser demasiado crítico. Recuerda que somos humanos y todos tenemos las mismas motivaciones (y limitaciones) que tú.

Al comprender y aplicar con éxito la inteligencia emocional, tu también puedes alcanzar tu máximo potencial y todos tus objetivos.

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

Booking.com