Todos hemos llamado a alguien histérico ante un comportamiento excesivo o dramático. Pero realmente, la histeria fue un trastorno psicológico de la época victoriana y que actualmente se conoce con otro nombre. Hoy te invito a descubrir que es la histeria en un viaje por la historia.

¿Qué es la Histeria?

La histeria es un término que se usa para describir el exceso emocional, pero también fue una vez un diagnóstico médico común. En términos simples, la histeria se usa a menudo para describir un comportamiento cargado de emociones que parece excesivo y fuera de control.

Cuando alguien responde de una manera que parece emocionalmente desproporcionada para la situación, a menudo se lo describe como histérico. Pero en el pasado, en la era victoriana, el término se usaba a menudo para referirse a una serie de síntomas que generalmente solo se observaban en mujeres.

Si bien alguna vez se consideró una afección diagnosticable, la histeria se eliminó del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM) en 1980. Hoy en día, aquellos que presentan síntomas histéricos pueden ser diagnosticados con un trastorno disociativo o un trastorno de síntomas somáticos.

La histeria se puede definir como una característica de algunas afecciones que involucran a personas que experimentan síntomas físicos que tienen una causa psicológica.

Síntomas de Histeria

Los síntomas de la histeria incluían parálisis parcial, alucinaciones y nerviosismo. Otros síntomas que a menudo se atribuían a la histeria son:

  • Dificultad para respirar
  • Ansiedad
  • Desmayo
  • Nerviosismo
  • Insomnio
  • Ensalzamiento sexual
  • Irritabilidad
  • Agitación

El término histeria proviene del griego hystera , que significa “útero”.

Se cree que el término se originó en el antiguo médico griego Hipócrates, quien asoció estos síntomas con el movimiento del útero de una mujer en diferentes lugares del cuerpo.

Los pensadores antiguos creían que el útero de una mujer podía viajar libremente a través de diferentes áreas del cuerpo, lo que a menudo resultaba en diferentes síntomas y dolencias en función de sus viajes

Es posible que la histeria no sea un diagnóstico psiquiátrico válido hoy en día, pero es un buen ejemplo de cómo los conceptos pueden surgir, cambiar y ser reemplazados a medida que obtenemos una mayor comprensión de cómo piensan y se comportan los seres humanos.

Fuente: ‘La tecnología del orgasmo’, de Rachel P. Maines. Isabel González / EL MUNDO GRÁFICOS

Historia de la histeria

A finales del siglo XIX, la histeria llegó a ser vista como un trastorno psicológico. Tanto es así que el neurólogo francés Jean-Martin Charcot utilizó la hipnosis para tratar a mujeres que sufrían de histeria. 

El misterio de la histeria jugó un papel importante en el desarrollo temprano del psicoanálisis. El afamado psicoanalista austriaco Sigmund Freud  había estudiado con Charcot, por lo que tenía experiencia de primera mano observando pacientes a los que se les había diagnosticado la dolencia, así como los métodos de tratamiento de Charcot.

Freud y Breuer son los primeros en afirmar que la histeria ocurre en la mente, no desencadenada por el cerebro físico, el sistema nervioso o el cuerpo. Su libro ” Estudios sobre la histeria” (1895) introdujo la cura hablada como un método de tratamiento para los afectados por ataques de histeria.

Fue el trabajo de Freud con su colega Josef Breuer en el caso de Anna O., una joven que experimentaba los síntomas de la histeria, lo que ayudó a conducir al desarrollo de la terapia psicoanalítica. Anna había descubierto que simplemente hablar de sus problemas con su terapeuta tenía un gran impacto en su bienestar. Ella llamó a este tratamiento la “cura de la conversación” y todavía se le conoce como terapia de conversación hasta el día de hoy. 

Carl Jung, un colega de Freud, trató a una joven llamada Sabina Spielrein que también se pensaba que sufría de histeria. Jung y Freud discutieron a menudo el caso de Spielrein, que tuvo un impacto en las teorías que desarrollaron. La propia Spielrein se formó como psicoanalista y ayudó a introducir el enfoque psicoanalítico en Rusia antes de ser asesinada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Poco tiempo después, la Primera Guerra Mundial produjo miles de hombres con los mismos síntomas de histeria; esta vez se llamó “neurosis de guerra” o “choque de proyectiles”. Solo el ejército británico informó de 80.000 casos de neurosis de guerra al final de la guerra. 

Debido a que las víctimas de este tipo de histeria eran principalmente hombres, la experimentación con el tratamiento cambió, variando de la terapia electroconvulsiva a la abstinencia. El estudio del trauma mental y sus resultados físicos comenzó a tomarse como un punto de enfoque serio.

Histeria en la psicología moderna

En 1980, la Asociación Americana de Psicología cambió su diagnóstico de “neurosis histérica, tipo de conversión” por el de ” trastorno de conversión “. 

Hoy en día, la psicología reconoce diferentes tipos de trastornos que históricamente se conocieron como histeria, incluidos los trastornos disociativos y los síntomas somáticos y trastornos relacionados.

Trastornos disociativos

Los trastornos disociativos son trastornos psicológicos que implican una interrupción (una disociación) en aspectos de la conciencia, incluida la identidad y la memoria. Estos tipos de trastornos incluyen fuga disociativa, trastorno de identidad disociativo y amnesia disociativa.

Trastorno de síntomas somáticos

En la actualización más reciente del DSM, el DSM-5, los síntomas que alguna vez fueron etiquetados bajo el amplio paraguas de la histeria encajan en lo que ahora se conoce como trastorno de síntomas somáticos

Hay varias condiciones relacionadas:

  • Trastorno de ansiedad por enfermedad (anteriormente hipocondría)
  • Trastorno de conversión (trastorno de síntomas neurológicos funcionales)
  • Otro síntoma somático especificado y trastorno relacionado
  • Factores psicológicos que afectan otras afecciones médicas.
  • Trastorno facticio
  • Síntoma somático no especificado y trastorno relacionado

El trastorno de síntomas somáticos implica tener un enfoque significativo en síntomas físicos como debilidad, dolor o dificultad para respirar. Esta preocupación por los síntomas resulta en una angustia significativa y dificultades con el funcionamiento normal. 

El individuo puede tener o no una condición médica. Es importante señalar que esto no implica fingir una enfermedad; ya sea que la persona esté enferma o no, cree que está enferma.

Aunque ahora se ve como un síntoma o resultado de otra enfermedad, ha marcado a las mujeres durante siglos: su comportamiento volátil, su necesidad de ser domesticadas físicamente, su débil constitución mental. 

Aunque los mitos de la histeria son fantasiosos, su historia real no solo revela cómo ha sido una herramienta para controlar el comportamiento y los cuerpos de las mujeres, sino que muestra el espantoso abandono que ha recibido el trauma mental a lo largo de los siglos.

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

Booking.com