La expresión body shaming hace referencia a una práctica que consiste en humillar a alguien por su físico. Vivimos en una sociedad creada sobre el culto a la belleza y a una imagen perfecta, irreal e inalcanzable.

El body shaming está en todas partes: en las revistas de moda que cuelgan «robados» de las famosas que tienen la indecencia de ir por la vida real sin un filtro de Instagram que les tape los defectos; en los productos milagrosos para tener el cuerpo perfecto; en esas cenas familiares o con amigos en los que sale el tema de que has echado unos kilos de más o que «guapa estás así de delgada».

¿Te suena? Si eres alto, porque eres alto. Si eres bajo, porque eres bajo. Si no tienes pelo, si no te depilas… con especial fijación en las mujeres y mucho más si pesan más de lo que «deberían» según los cánones de moda.

¿Qué es el Bodyshaming?

Body shaming, traducido como vergüenza corporal, es el acto de decir algo negativo sobre el cuerpo de una persona. Puede tratarse de su propio cuerpo o del de otra persona. El comentario puede ser sobre el tamaño, la edad, el cabello, el vello corporal, la ropa, la comida o el nivel de atractivo percibido de una persona.

Hacer body shaming puede provocar problemas de salud mental, como trastornos alimentarios, depresión, ansiedad, baja autoestima y dismorfia corporal, así como la sensación general de odiar el propio cuerpo.

¿Por qué ocurre?

Se trata de una consecuencia de una sociedad profundamente heteropatriarcal. La mujer, durante siglos, se ha visto reducida a ser un simple cuerpo disponible para consumo masculino.

Por eso, desde pequeñas, las mujeres se ven reflejadas en un mundo que las presenta como objetos de consumo, como poco más que maniquíes que decorar al gusto, según la moda de turno.

A continuación te dejo un vídeo llamado «Not my responsibility», y que es un alegato en contra del body shaming. «Si llevo más, si llevo menos… ¿Quién decide en qué me convierte eso? ¿Qué significa? ¿Mi valor se basa en tu percepción? ¿O solo tu opinión? No es mi responsabilidad».

Tipos de Body shaming

El body shaming suele tener que ver con el tamaño del cuerpo, pero todos los comentarios negativos sobre cualquier faceta del cuerpo de una persona cuentan.

A continuación te dejo algunas de las diferentes razones por las que las personas pueden sentir body shaming o vergüenza por su cuerpo.

Peso

Una de las razones más comunes por las que las personas se avergüenzan de su cuerpo es por su peso. Alguien podría sentirse avergonzado por ser «demasiado grande» o «demasiado delgado».

Decir algo negativo sobre una persona «gorda» es body shaming, también se conoce como gordofobia. Los comentarios referidos al peso son aquellos como «estarías mejor si perdieras peso» o «apuesto a que tuvo que comprar un billete doble de avión extra para caber».

Las personas con cuerpos más delgados también pueden sentirse avergonzadas por su peso y se le conoce como fatorexia. Puede sonar como «Parece que nunca come» o «Parece que tienen un trastorno alimentario».

El vello corporal

Todos, absolutamente todos, tenemos vello corporal. En los brazos, piernas, áreas íntimas y axilas, excepto aquellas con ciertas condiciones de salud. Sin embargo, muchas personas tienen la idea de que las mujeres deben eliminar todo el vello corporal por el simple hecho de ser una mujer. Algunos dicen que por higiene y otros que por ser más femenina.

Atractivo

Conocido como «pretty-shaming», la intimidación o discriminación de las personas por no ser atractivas es algo que sucede más de lo que pensamos. Se conoce como «lookism» en inglés, o cacofobia en español. Y se trata del prejuicio o la discriminación de las personas que se consideran físicamente poco atractivas o cuya apariencia física se cree que no está a la altura de las ideas sociales de belleza.

Ropa

La década de 1980 vio el auge de la ropa de spandex, y había un dicho popular: «Spandex es un privilegio, no un derecho». Esto significaba que las personas solo deberían usar ropa de spandex si tenían la forma de cuerpo «correcta» para ellos. Este es un buen ejemplo de body shaming.

Edad

También conocida como edadismo o discriminación por edad, la vergüenza por la edad es la discriminación o el acoso hacia las personas debido a su edad. Esto por lo general se centra en los ancianos o la población de mayor edad.

«Eres demasiado mayor para usar tanto maquillaje» o los artículos de noticias muestran fotos de cómo se ven las famosas cuando no usan maquillaje son algunos ejemplos. Hacer comentarios negativos sobre las arrugas o la piel de alguien es otra forma de body shaming.

Consecuencias psicológicas

Recibir acoso o burlas por tu cuerpo o físico tiene innumerables consecuencias negativas en la salud mental. A continuación te muestro algunas de las más importantes:

  • Los adolescentes que se avergüenzan de su cuerpo tienen un riesgo elevado de depresión. 
  • Puede conducir a trastornos de la alimentación.
  • Puede causar insatisfacción con el propio cuerpo, lo que a su vez puede provocar una baja autoestima
  • Ansiedad
  • Trastorno dismórfico corporal
  • Depresión
  • Mayor riesgo de autolesión o suicidio
  • Peor calidad de vida (debido a la insatisfacción corporal)

¿Qué es lo contrario a body shaming?

Lo contrario a body shaming es el body positive o el body neutrality, movimientos que promueven los cuerpos naturales, un concepto de belleza vinculado al hecho de ser fiel a uno mismo y atendiendo a lo que cada uno considera que es bello.

El body positive fue creado para empoderar los cuerpos reales desafiando los estándares de belleza poco realistas, promoviendo cortar con esos cánones de belleza y visibilizando aquellos que no los cumplen, impulsando así a amar las imperfecciones. ¡Ama tu cuerpo! ¡Todos los cuerpos son bonitos! ¡Mi cuerpo es bello con todos sus “defectos”!

Por otro lado el body neutrality, se basa en visibilizar la diversidad corporal, considerando el cuerpo como algo neutro. Hace hincapié en que no es necesario estar siempre a gusto con nuestros cuerpos sino que habrá veces en las que no lo estaremos y eso es normal, como nos pasa con otras facetas de nosotros mismos.

El body positive tiene como fin último cambiar la definición de belleza en nuestra sociedad, y sin embargo el body neutrality busca cambiar el valor que le damos a la belleza en nuestra sociedad.

¿Cómo combatir el body shaming?

Para combatir el body shaming, puedes poner en marcha los siguientes consejos:

  • Pon freno a los comentarios negativos: el primer paso para frenar el body shaming es tomar conciencia de que nadie se lo merece, ni siquiera tú.
  • Deja de hablar de los cuerpos de los demás. Puede ser socialmente aceptable que las personas se burlen y avergüencen corporalmente a los demás, pero no tienes por qué aceptarlo, participar o tolerar tales palabras o acciones. No querrías que te hicieran eso a ti.
  • El cuerpo perfecto no existe: imponerte el canon irreal de las revistas asiduas al retoque o imponérselo a otros solo generará frustración.
  • Aprende sobre la neutralidad del cuerpo. Aceptar los cuerpos tal como son, sin juzgarlos.
  • Cuídate: seguir una buena alimentación y una rutina de ejercicio te generará bienestar mental y físico. No te obsesiones con ello, porque la meta no es la perfección, sino sentirte bien en tu día a día.
  • Cambia la forma en que hablas de tu propio cuerpo.
  • Todo el mundo tiene defectos y virtudes.
  • Ten en cuenta que no eres solamente tu físico. Tu valor no depende de ninguna característica aislada.

La sociedad siempre tendrá una opinión sobre cómo te ves. Mira más allá de estas opiniones para emerger como una mujer empoderada y aprende a amarte a ti misma mientras lo haces.

¿Necesitas ayuda de un psicólogo o psicóloga online? Ponte en contacto con nosotros.

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología?

Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 9.jpg