La mayoría de nosotros conocemos los primeros auxilios ante un accidente, una hemorragia, una quemadura, un ahogamiento… pero, ¿qué hay de los primeros auxilios Psicológicos? ¿Qué debemos hacer y cómo debemos reaccionar ante cualquier emergencia? No todo el mundo lo sabe.

Por eso, en Neurita te lo contamos en esta Guía de Primeros Auxilios Psicológicos.

Guía de Primeros Auxilios Psicológicos, Neurita

Antes de empezar con qué hacer ante una emergencia psicológica, necesitamos definir qué son los auxilios psicológicos.

Basados intervención en crisis y en el manejo del estrés, son un enfoque modular, basado en evidencias. El fin es el de ayudar a cualquiera que se vea afectado por un incidente crítico y grave.

En otras palabras, son la primera atención que reciben los afectados y se aplican en las primeras horas tras el impacto (primeras 72 horas). Se aplican cuando los daños son emocionales más que físicos: llanto, miedo, angustia, tristeza o dolor.

Prestación de Primeros Auxilios Psicológicos

A la hora de prestar los primeros auxilios psicológicos es necesario tener en cuenta los siguientes principios:

  • Realizar contacto, presentarnos y ofrecer nuestra ayuda.
  • Mantener el contacto visual y físico. Pide permiso antes de abrazar o dar la mano a alguien por que algunas personas no se sienten cómodas con este tipo de contacto, y lo que pretendemos es que se sientan cómodas.
  • Retira a la persona de la situación, si es posible.
  • Evita que se exponga a visiones, olores o ruidos fuertes.
  • Provee de alimentos y bebidas.
  • Nunca la dejes a solas. Si necesitas ir a otro sitio deja a otra persona acompañándole.
  • En cuando pueda ser atendido por un profesional déjelo actuar. Despídete.

El profesional además de lo anterior deberá:

  • Preguntar con cautela que ocurrió. Permitirle hablar de sus preocupaciones, sentimientos,… Dejar el desarrollo normal de la catarsis.
  • Explorar que significa la crisis para él, y por qué cree que paso. Evalúa sus sentimientos y necesidades.
  • Normalizar. Coméntale que su reacción es normal, y que la mayoría de personas se recupera ante las reacciones de tensión.
  • Discutir posibles soluciones a los problemas existentes y anímale a tomar decisiones.
  • Restaurar su funcionamiento independiente.

¿Qué hace un Psicólogo ante una emergencia?

La Psicología de Emergencias es un ámbito profesional cada vez más presente en la sociedad actual. Cuando ocurren determinados sucesos, los medios de comunicación informan que los afectados están recibiendo asistencia psicológica como parte de la intervención en la emergencia.

Sin embargo, no hay una asignatura específica en el Grado de Psicología, aunque existe una sección especializada dentro de los Colegios Oficiales de Psicología que son los encargados de llevar a cabo dichas intervenciones.

Se trata de la asistencia psicológica en los primeros momentos del suceso con el objetivo de atender el dolor inmediato así como de reducir las posibles consecuencias a medio y largo plazo.

Psicología de Emergencias Vs. Psicología Clínica

A pesar de la apariencia, la psicología de emergencias no es hacer psicología clínica en la calle:

  • La psicología de emergencias no se realiza en una consulta sino en el lugar del incidente.
  • La intervención se lleva a cabo durante un tiempo limitado (en general 1 ó 2 días).
  • Las personas atendidas son las clasificadas por el sistema de clasificación en catástrofes (triage) como verdes.
  • Tras esta breve intervención no hay continuidad ni seguimiento. En el caso de haberla ya no se trataría de psicología de emergencias.
  • La intensidad emocional de las personas con las que se trabaja es mucho más alta.
  • Es un trabajo de equipo y que se ejerce en equipo.
  • No hay un plan de trabajo al modo de las sesiones clínicas, aunque hay protocolos. Esta intervención no se puede preparar de antemano. Las situaciones son tan dinámicas que constantemente requieren de improvisación.

Conceptos básicos sobre la atención Psicológica en una emergencia

Siguiendo la Guía Didáctica de Intervención Psicológica en Catástrofes, de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias (2005):

  • Emergencia: situación que aparece cuando en la combinación de factores conocidos, surge un fenómeno o suceso que no se esperaba, eventual, inesperado y desagradable por causar o poder causar daños o alteraciones en las personas, los bienes, los servicios o el medio ambiente. La emergencia supone una ruptura de la normalidad de un sistema, pero no excede la capacidad de respuesta de la comunidad afectada.
  • Crisis: estado delicado y conflictivo en el cual, por circunstancias de origen interno o externo, se rompe el equilibrio y la normalidad de un sistema que favorece su desorganización.
  • Desastre: situación en la que toda la población, de forma indiscriminada, se ve afectada por los hechos infaustos, y la vida social cotidiana se ve alterada. En los desastres los sistemas de respuesta institucionales, públicos y privados, también pueden quedar indemnes y pueden ayudar a la colectividad afectada.
  • Catástrofe: situación en la que un fenómeno infausto e imprevisto afecta a una colectividad de forma global, incluidos sus sistemas de respuesta institucionales. En la catástrofe, los individuos afectados no podrán contar con ayuda institucional, al menos en los primeros momentos, y tendrá que hacer frente a las consecuencias del fenómeno con sus propias fuerzas.

Rol del Psicólogo en una emergencia

Ante una emergencia, crisis o catástrofe cualquier profesional que intervenga debe estar preparado psicológica y emocionalmente para hacer frente a las más variadas contingencias.

En esta especialidad, más allá de la gran preparación técnica y mental que requiere, es imprescindible una gran vocación. Hay que admitir que no todos los psicólogos estamos preparados para actuar y trabajar bajo tanta presión y en situaciones de especial vulnerabilidad.

En estos ambientes es normal toparse con episodios traumáticos que pueden generar estados de ansiedad, ataques de pánico, desconsolación, shock, bloqueo… Por lo que la labor del Psicólogo es la de regular las crisis emocionales y psicológicas tanto a nivel individual como, a nivel del grupo que tenga a cargo, lo cual implica también una gestión de tiempos y recursos de forma eficiente.

Valero, y col. (2007) plantean, en su libro “Profesionales de la psicología ante el desastre“, la formación y competencias que debe tener un psicólogo de emergencia:

  • Aptitudes sociales
  • Técnicas de comunicación
  • Conocimientos sobre comportamientos colectivos
  • Conocimientos técnicos de intervención en emergencias

El rol del psicólogo es dar a conocer a las personas sus estados vulnerables y examinar el impacto psicoemocional del desastre, creando un ambiente de protección y asistencia, promoviendo así un clima de confianza en la persona o grupo de personas, y regular las reacciones psicológicas negativas que se presenten en ellas.

Pueden darse casos en que el profesional tendrá que intervenir a alguno de sus compañeros de profesión o a otros miembros de equipos de asistencia (médica, de seguridad, técnicos…), porque puede presentarse en ellos también algún tipo de reacción negativa no prevista.

Esta circunstancia es más habitual de lo que se puede pensar, y da fe de que por muy preparados que estén los profesionales, nadie es inmune a sufrir una crisis.

Técnicas de atención ante emergencias

Algunas de las muchas técnicas que el psicólogo puede usa para intervenir son:

  • Primeros auxilios psicológicos
  • Intervención en situaciones de duelo
  • Técnicas de desmovilización psicológica para el manejo de incidentes críticos
  • Intervención terapéutica grupal para evacuados
  • Técnicas de intervención comunitaria orientadas a la recuperación de las redes y soporte social.
  • Integración de los equipos de primera respuesta participando en los programas de capacitación, diseñando programas de contención.

No todas las tragedias son iguales, por lo que la hoja de actuación dependerá de las características del desastre, la reacción de los afectados y de la gravedad.

¿Qué pasa con los profesionales intervinientes en una situación de crisis?

Los trabajadores dedicados a las emergencias son personas que generalmente funcionan bien bajo las responsabilidades, peligros y estrés de sus trabajos. Sin embargo, la experiencia estresante puede superar las defensas naturales del individuo de forma que sus procesos habituales de ajuste o adaptación ya no le sirvan.

La exposición a un evento estresante puede producir diferentes reacciones físicas, comportamentales, cognoscitivas y emocionales.

Es por ello que deben someterse al defriefing y/o defusing. Se realiza entre las 24-72 horas tras la estabilización del incidente. Sus objetivos son:

  1. Aliviar el estrés sufrido tras un incidente crítico
  2. Animar a la expresión de sentimientos, pensamientos y reacciones en torno al evento
  3. Recibir apoyo intragrupal, y desde aquí el consuelo de los participantes
  4. Prevenir posibles secuelas psicopatológicas que son altamente probables tras acontecimientos críticos.
  5. Normalizar los todo lo expresado, de tal forma que no se sientan ” raros o únicos”
  6. Detectar a las personas más afectadas y facilitarles el contacto con profesionales de salud mental.

Neurita, psicología y neuromarketing, es un plataforma de divulgación donde encontrarás tendencias, curiosidades y novedades de la Psicología. Además de información sobre marketing para Psicólogos

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la comunidad de Neurita, y disfruta de super contenidos exclusivos.

Referencias