Si coges un periódico y te fijas en las noticias, verás que los artículos tienen una estructura que se repite infinitamente: título, antetítulo, cuerpo de la noticia o subtítulo, entre otros.

De la misma forma, los artículos digitales también tienen una serie de pautas que, además de ayudar al internauta en su lectura, aportan información valiosa a Google. Esta es la comúnmente denominada estructura HTML.

Si quieres descubrir cómo redactar con SEO, sigue leyendo. ¿Empezamos?

Redacción SEO: Guía de cómo escribir un artículo

¿HTML? ¿What?

El HTML (Hypertext Markup Language) es un lenguaje que se utiliz para crear páginas web y para comunicarte con el navegador. ¡Pero no te agobies! No necesitas ser un programador para convertirte en un redactor fantástico que esté al nivel de los mejores redactores SEO. Con conocer un par de detalles sobre este lenguaje es más que suficiente.

Lo primordial es saber que un documento digital consta de una estructura básica que comprende una serie de etiquetas. Pero para la redacción SEO nos vamos a fijar sólo en las etiquetas de encabezado (H1 y sus hermanas), pues son las que nos interesarán especialmente a la hora de redactar un artículo amigable para los buscadores.

Utilizar correctamente estas etiquetas es imprescindible, ya que su objetivo es el de darle pistas al navegador sobre la estructura del texto. De esta forma, Google sabrá cuál es el título y los subtítulos del artículo y ayudará a posicionar el texto.

Cómo debes usar los H1, H2, H3

Ahora que sabes por qué los redactores le damos tanta importancia a los títulos y encabezados, vemos cada etiqueta una por una.

Etiqueta H1

El H1 es el título de tu artículo, pero ¡ojo! Un post solo puede tener un H1, al igual que una noticia solo puede tener un título.

Manual imprescindible para elegir un buen título

Etiqueta H2

Aquí viene la parte más interesante, pues probablemente ya hayas advertido que los artículos tienen un H2, en lenguaje coloquial, un subtítulo.

Los subtítulos son excelentes para separar contenido y mejorar la experiencia del lector y, especialmente, para darle un poco más de información a Google. Por ello, deben contener palabras relacionadas con la temática principal del artículo.

La estructura de un artículo dependerá mucho del contenido y de tu estilo, pero generalmente contará con tantos H2 como apartados de texto hayas incluido.

Por ejemplo, en este artículo, vemos un subtítulo:

  • Cómo debes usar los H1, H2, H3

Etiqueta H3

Finalmente, llegamos a los H3. Estos indican subsecciones que se encuentran dentro de un H2. Por ejemplo, en este caso he utilizado un H2 con tres H3:

  • H2: Cómo debes usar los H1, H2, H3
    • H3: Etiqueta H1
    • H3: Etiqueta H2
    • H3: Etiqueta H3

De nuevo, el contenido de los H3 deberá incluir términos relacionados con la temática del post, para así mejorar el posicionamiento SEO.

De todas formas, estas etiquetas no siempre son necesarias. Habrá ocasiones en las que no cuentes con suficiente información para cada subapartado y, en vez de incluir encabezados H3, optarás por enumeraciones.

Al final, todo dependerá del contenido y extensión de tu artículo.

Existen también etiquetas H4, H5 y H6, pero las más utilizadas son estas tres primeras.

Por último, solo debes recordar una cosa:

El posicionamiento de un artículo no se medirá por la estructura HTML y el número de encabezados, sino por la calidad y utilidad de un artículo para el lector.

¿Qué incluir en la redacción SEO?

Un artículo optimizado con SEO debe tener las siguientes características:

  • Contenido de calidad
  • Una palabra clave
  • Enlaces entrantes y salientes
  • Optimizar las imágenes con SEO
  • Cumplir con ciertas normas de legibilidad

Legibilidad de la redacción SEO

¿Sabías que las personas nunca leen los artículos a la primera? Lo escanean.

El factor más importante para que los usuarios aprecien el contenido y estén dispuestos a compartirlo, es que puedan leerlo y entenderlo con facilidad. Por lo tanto, un buen artículo debe ser:

  • Sencillo, que cualquier persona pueda comprenderlo.
  • Tener ideas breves y concisas.
  • Y utilizable: con listas, subtítulos y buen uso de negritas.

Para eso, debes tener en cuenta las siguientes buenas prácticas:

  • Longitud de las frases: No deben tener más de 20 palabras. Siempre se puede decir lo mismo con menos texto.
  • Longitud del párrafo: Mínimo 3 líneas, máximo 5. Para el lector es más fácil escanear párrafos cortos.
  • Distribución de subtítulos: Cada tres párrafos, usa un subtítulo.
  • Frases consecutivas: El análisis de legibilidad te quita puntos cuando haya 3 frases o más que empiecen igual. Ahora bien, si lo usas como recurso creativo, en listas, precisamente para recalcar algo importante, no prestes demasiado atención a este parámetro.
  • Uso de voces pasivas: Una frase pasiva es más difícil de comprender. ¿Quieres un ejemplo?
    • Voz activa: Google analiza la legibilidad de tus contenidos.
    • Voz pasiva: La legibilidad de tus contenidos es analizada por Google.
  • Uso de palabras de transición: Las palabras de transición son los conectivos. Úsalos con prudencia para que la lectura del contenido sea más sencillo.

Resumiendo…

¿Qué quiere Google? Ayudar a los usuarios.

Entender esa fórmula es la clave del éxito en SEO. Y tiene mucha lógica. Los motores de búsqueda cada vez son más inteligentes, reconocen la intención detrás de las consultas. Su único objetivo es darle a los usuarios lo que buscan.

Aunque los requerimientos técnicos son fundamentales para el algoritmo, algunas cuestiones sociales como el interés y las recomendaciones de usuarios, empiezan a tener más relevancia.

Es por ello que en la redacción SEO, debes mantener un equilibrio entre la calidad de información y las optimizaciones técnicas. Ese es el secreto para sobrevivir a las 500 actualizaciones diarias que Google aplica a su algoritmo. ¡Suerte!

¿Quieres mejorar tu presencia digital y captar pacientes en piloto automático?

Con la estrategia adecuada tu centro sanitario crecerá más rápido. Te ayudo a crear el plan de acción que impulse tus peticiones de cita gracias al Marketing Digital que convierte usuarios en pacientes los 365 días del año.

 

En Neurita, psicología y neuromarketing, somos psicólogos copywriters expertos en posicionamiento web a través de SEO y en marketing para centros sanitarios personalizado. Trabajamos para aumentar la visibilidad, el branding y las peticiones desde tu página web.