Todos hemos oído hablar del efecto placebo. ¿Qué podría ser, entonces, el efecto nocebo?

Su nombre ya nos da una pista, y es que se trata, justamente, de la experiencia contraria a la que proporciona el efecto placebo

El efecto nocebo es el culpable de que algunas personas sufran efectos adversos al recibir un tratamiento solo porque los esperan de antemano.

¿Cuál es el efecto nocebo?

El efecto nocebo, también conocido como respuesta nocebo, ocurre cuando las expectativas negativas del tratamiento de una persona provocan efectos secundarios negativos.

Un ejemplo del efecto nocebo sería una persona que espera que el medicamento cause efectos secundarios negativos y luego tenga esos efectos secundarios desagradables a pesar de que el medicamento que está tomando es en realidad una sustancia inerte.

Efecto placebo y efecto nocebo

Solemos estar muy familiarizados con el efecto placebo, que es el contrario del efecto nocebo.

En los estudios médicos, un grupo de participantes conocido como el grupo de control recibirá un tratamiento simulado, a menudo una pastilla de azúcar. Pero los participantes creen que es el tratamiento real.

Como resultado de creer que el tratamiento es real, los participantes a veces tienen resultados positivos, pueden sentirse mejor o notar una mejora en sus síntomas.

En el efecto placebo, las personas experimentan efectos positivos como resultado de sus expectativas positivas. El efecto nocebo es el opuesto. Sugerir que podría aparecer efectos secundarios lleva a las personas a experimentar esos efectos secundarios, incluso cuando el tratamiento no es real.

Mientras que el efecto placebo hace que una persona se sienta mejor más allá de los efectos terapéuticos reales del tratamiento, el efecto nocebo hace que las personas se sientan peor.

Síntomas

Los efectos adversos pueden variar de una persona a otra, no pueden atribuirse a la actividad farmacológica del fármaco y no dependen de la dosis.

Los síntomas del Nocebo a menudo incluyen:

  • Somnolencia
  • Náusea
  • Mareo
  • Dificultad para concentrarse
  • Dolor de cabeza
  • Insomnio
  • Fatiga
  • Picor
  • Hinchazón
  • Dolores de estomago
  • Pérdida del apetito

* Es importante tener en cuenta que estos efectos secundarios son exclusivos del individuo y pueden estar influenciados por una variedad de factores.

📚 Descubre los mejores libros de Psicología

Efecto nocebo: ejemplos

Algunos de los ejemplos del efecto nocebo que se han observado en la investigaciones son:

Dolores de cabeza: un estudio encontró que los efectos del nocebo eran frecuentes en estudios que se centraban en el tratamiento y la prevención del dolor de cabeza.

Dolor: el nocebo también puede influir en cómo las personas perciben el dolor. Los ensayos clínicos que se centran en el efecto nocebo en el tratamiento del dolor, también mostraron que aquellos que tenían respuestas negativas al nocebo tenían más probabilidades de abandonar el ensayo.

Respuesta a los medicamentos: otro estudio encontró que un gran número de personas (incluidos los profesionales de la salud) tienen actitudes negativas hacia la eficacia de los medicamentos genéricos. El estudio encontró que es más probable que las personas experimenten más efectos secundarios en respuesta a los medicamentos genéricos debido a estas expectativas negativas.

Los medicamentos genéricos y el efecto nocebo

Dichos efectos no se limitan a los laboratorios de investigación o ensayos clínicos. El efecto nocebo tiene el potencial de causar graves consecuencias en entornos médicos, es decir, en el lugar donde recibimos atención.

Dicho esto, algunos genéricos causan una mayor cantidad de efectos secundarios o carecen de la eficacia debido a la variabilidad en la formulación y los ingredientes, por lo que puede ser difícil diferenciar entre los efectos adversos reales y el efecto nocebo.

El efecto nocebo y la fibromialgia

La fibromialgia, una enfermedad que se caracteriza por un dolor crónico y generalizado, que también suele ir acompañado por una intensa fatiga, trastornos del sueño, dolores de cabeza, náuseas o depresión, entre otros síntomas, es una de las patologías en las que se ha podido constatar el este efecto.

Los pacientes de fibromialgia sufren muchos más efectos adversos a diversos fármacos que otros enfermos y, lo que resulta más significativo, cuando son tratados con placebo –una sustancia infectiva e inocua– el número de abandonos, debido a reacciones adversas, también es el doble en su caso.

Por qué ocurre

Las explicaciones exactas del efecto nocebo no se conocen bien, pero los investigadores han descubierto que algunos factores influyen en la probabilidad de que ocurra. Éstos incluyen:

  • Cómo hablan los médicos y enfermeras sobre los efectos del tratamiento: Las sugerencias que expresan incertidumbre, el uso de jerga técnica, declaraciones ambiguas y enfatizar lo negativo son todas prácticas que pueden aumentar el efecto nocebo.
  • Coste: las investigaciones han demostrado que el precio de los medicamentos puede influir en las percepciones sobre su eficacia
  • Expectativas del paciente: las investigaciones han demostrado que el simple hecho de anunciar que se administrará un medicamento puede provocar efectos secundarios, incluso si el medicamento no se administra realmente.
  • Experiencia anterior con el tratamiento: las personas que han tenido efectos secundarios negativos en el pasado por tratamientos similares pueden esperar que el tratamiento futuro tenga los mismos efectos secundarios negativos.

La ética del placebo y el nocebo

El uso del efecto placebo despierta conflictos éticos: administrar un tratamiento inerte sin informar al paciente no es el procedimiento ideal.

Aun así, el 12% de los médicos admite emplearlo habitualmente, por ejemplo, con pastillas de azúcar. Y hasta el 77% reconoce usar placebos impuros: piden pruebas no indicadas para que el paciente se sienta “mejor atendido” o recetan antibióticos contra enfermedades víricas, para las que son absolutamente ineficaces.

Según algunos expertos, el efecto nocebo puede despertar menos dilemas éticos, ya que la intención del médico debería ser la de minimizarlo.

Sin embargo, tampoco parece estar exento de ellos: ¿hasta qué punto debe ocultarse información sobre posibles efectos secundarios para evitarlos? ¿Cómo debe comunicarse?

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la tribu de Neurita, con la newsletter y disfruta de super contenidos exclusivos.