Las Fakes News afectan nuestra atención, memoria y emociones

Aunque las ‘Fake News’ son un término relativamente nuevo, en la actualidad se consideran una de las mayores amenazas para la democracia y el debate libre.

El documental de Netflix El gran hackeo, que narraba el auge y la caída de Cambridge Analytica, destapó cómo se usaban los datos de Facebook para enviar a los potenciales votantes propaganda insidiosa de la derecha empaquetada como si fuera una noticia.

Orígenes de las fake news

Corría el año 1938, el mundo estaba todavía recuperándose de la “Gran Depresión” iniciada aquel martes negro del 29 en Wall Street. En la vieja Europa, podía palparse un ambiente DE incertidumbre prebélica, que mantenía en vilo a la población mundial.

El día 30 de octubre, a las 9 de la noche, en pleno Halloween, Orson Welles narra en directo, a través de las ondas de la CBS, la adaptación de la novela “La Guerra de los Mundos”, de H.G. Wells. En aquel ambiente convulso, millones de personas entraron en pánico, totalmente convencidas de que los Estados Unidos estaban siendo invadidos por un ejército alienígena.

Los teléfonos de emergencias estaban saturados con llamadas de personas que aseguraban haber visto a los extraterrestres. Muchas personas abandonaban sus casas colapsando carreteras y estaciones de tren. Doce millones de personas escucharon en directo el episodio más famoso de la historia de la radio.

Aunque, al comienzo del episodio, durante la presentación se informó que era una ficción, millones de personas, que se incorporaron más tarde a la emisión, creyeron a pies juntillas lo que estaban escuchando, sugestionándose, en algunos casos, hasta el extremo de creer ver a los mismísimos extraterrestres por las calles.

A pesar de que la radio era muy escuchada en aquella época, el poder de propagación de una noticia en los años 30 no era ni por asomo parecido al de hoy en día, gracias a Internet.

¿Cómo nos afecta las Fakes News? ¿Cómo funcionan las noticias falsas?

La neurociencia puede proporcionar algunas respuestas a estas preguntas:

Captan la atención

El primer objetivo de las noticias falsas (o fake news) es captar nuestra atención, y por esta razón, la novedad es clave.

Los psicólogos Gordon Pennycook y David Rand sugirieron que una de las razones por las cuales las afirmaciones hiperpartidistas son tan exitosas es que tienden a ser extravagantes.

En un mundo lleno de sorpresas, hemos desarrollado una habilidad exquisita para detectar y orientarnos rápidamente hacia la información o los eventos inesperados. La novedad es un concepto esencial que subyace en la base neural del comportamiento y desempeña un papel en casi todas las etapas del procesamiento neurológico.

La neurociencia sensorial ha demostrado que solo la información inesperada puede filtrarse a etapas superiores de procesamiento. Por lo tanto, la corteza sensorial puede haber evolucionado para adaptarse, predecir y calmar las regularidades esperadas de nuestras experiencias, centrándose en eventos que son impredecibles o sorprendentes.

Las respuestas neuronales se reducen gradualmente cada vez que estamos expuestos a la misma información, ya que el cerebro aprende que este estímulo no tiene ninguna recompensa asociada.

La novedad en sí está relacionada con la motivación. La dopamina, un neurotransmisor asociado con la anticipación de la recompensa, aumenta cuando nos enfrentamos a la novedad.

Cuando vemos algo nuevo, reconocemos su potencial para recompensarnos de alguna manera. Otros estudios muestran que la capacidad del hipocampo para crear nuevas conexiones sinápticas entre las neuronas (un proceso conocido como plasticidad) aumenta por la influencia de la novedad. Al aumentar la plasticidad del cerebro, aumenta el potencial para aprender nuevos conceptos.

Crean falsos recuerdos

Las fake news también se almacenan en nuestra memoria como un recuerdo. Un estudio reciente, publicado en Psychological Science , destacó que la exposición a las fake news puede inducir recuerdos falsos.

Se trata de uno de los experimentos de falsa memoria más grandes hasta la fecha. Los científicos reunieron a votantes registrados en Irlanda durante la semana anterior al referéndum sobre el aborto de 2018.

La mitad de los participantes tenían un recuerdo falso para al menos un evento inventado, y más de un tercio de los  participantes afirmaban tener recuerdos como “testigo ocular”.

Un análisis en profundidad reveló que los votantes eran más susceptibles a formar recuerdos falsos para noticias falsas que se alineaban estrechamente con sus creencias, particularmente si tenían una baja capacidad cognitiva.

Además, la exposición repetida puede aumentar la sensación de que la información errónea es verdadera. La repetición crea la percepción de consenso grupal que puede resultar en un recuerdo colectivo, un fenómeno llamado Efecto Mandela.

Apelan a las emocionales

La capacidad de las noticias falsas para captar nuestra atención y luego anclarse a nuestros circuitos de aprendizaje y memoria explica en gran medida su éxito. Pero su punto fuerte está en la capacidad de afectar a nuestras emociones.

Los estudios en redes sociales muestran que el texto se propaga más viralmente cuando contiene un alto grado de “emoción moral”, que impulsa todo lo que hacemos.

Las decisiones a menudo son impulsadas por emociones profundamente arraigadas que pueden ser difíciles de identificar.

En el proceso de emitir un juicio, confiamos en nuestra capacidad para colocar la información en un marco de referencia emocional que combine hechos con sentimientos.

Nuestros sentimientos positivos o negativos sobre las personas, las cosas y las ideas surgen mucho más rápidamente que nuestros pensamientos conscientes, mucho antes de que nos demos cuenta de ellos. Un intervalo tan breve que no hay reconocimiento ni recuerdo del estímulo.

Consejos para resistir noticias falsas

La forma en que funciona nuestra memoria significa que podría ser imposible resistir por completo las noticias falsas.

Pero una forma de hacerlo es comenzar a pensar como un científico. Esto implica adoptar una actitud crítica y de cuestionamiento motivada por la curiosidad, a la vez que somos conscientes de nuestros propios prejuicios personales.

Para cuestionar una fake news, deberíamos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de contenido es? Muchas personas confían en las redes sociales como su principal fuente de noticias. Reflexionar sobre si la información es noticia, opinión o incluso humor, puede ayudar a consolidar la información de forma más verídica en la memoria.
  • ¿Dónde se publica? Prestar atención a dónde se publica la información es crucial para codificar la fuente de información en la memoria. Si algo es un gran problema, una gran variedad de fuentes lo discutirán, por lo que es importante atender a este detalle.
  • ¿Quién se beneficia? Reflexionar sobre quién se beneficia al creer que el contenido ayuda a consolidar la fuente de esa información en la memoria. También puede ayudarnos a reflexionar sobre nuestros propios intereses y si nuestros prejuicios personales están en juego.

Algunas personas tienden a ser más susceptibles a las noticias falsas porque aceptan más las afirmaciones débiles.

Pero podemos esforzarnos por ser más reflexivos en nuestra mentalidad abierta prestando atención a la fuente de información y cuestionando nuestro propio conocimiento.

El simple hecho de estar expuesto a un titular de fake news puede aumentar la creencia posterior en ese titular, por lo que desplazarse por las redes sociales cargadas de contenido con capacidad de provocar emociones tiene el poder de cambiar la forma en que vemos el mundo y tomar decisiones políticas.

La novedad y la convicción emocional de las noticias falsas, y la forma en que estas propiedades interactúan con el marco de nuestros recuerdos, está fuera de la capacidad de análisis de nuestro cerebro.

Aunque es imposible imaginar una democracia sin desacuerdo, ningún acuerdo constitucional puede funcionar si todo es un juicio de valor basado en información errónea.

En ausencia de una perspectiva objetiva sobre la realidad, estamos condenados a dejar nuestras identidades y creencias políticas a merced de las funciones más básicas de nuestro cerebro.

Neurita, psicología y neuromarketing, es un plataforma de divulgación donde encontrarás tendencias, curiosidades y novedades de la Psicología. Además de información sobre marketing Sanitario.

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la comunidad de Neurita, y disfruta de super contenidos exclusivos.

Por |2020-05-09T10:22:16+00:00abril 21st, 2020|Psicología|Sin comentarios

About the autor:

Responsable de Neurita·Psicología & Neuromarketing. Psicóloga Sanitaria, Consultora de Marketing Digital para el sector Sanitario y SEO copywriter.

Deja tu comentario

error: El contenido de esta página está protegido