El coronavirus ha provocado un cierre global sin precedentes. China impuso bloqueos en ciudades de Wuhan y otras ciudades de la provincia de Hubei desde finales de enero, muchas de las cuales están comenzando a relajarse. Gran parte de Europa está bajo lo que equivale en gran medida al arresto domiciliario sin una fecha de fin clara. Las escuelas, universidades, bares, restaurantes, gimnasios y tiendas no esenciales están cerradas, sin fecha de reapertura.

Solo podemos imaginar cuáles serán las repercusiones de esto. Muchos estamos atrapados por el miedo de no saber lo que traerán los próximos días, semanas y meses. Es la primera vez, posiblemente en nuestra vida, que no podemos planificar con anticipación. Nos han pedido esperar, pero ¿cómo lo haremos?

Coronavirus: cómo lidiar con el confinamiento

Está claro que hemos abandonado nuestros planes: los exámenes, los viajes de trabajo, las vacaciones, incluso las reuniones sociales. Pero abandonar los planes, así de repente, es algo muy difícil de hacer.

La práctica de planificar y establecer objetivos está establecida en la mayoría de nosotros: son prácticas normales de la vida moderna. El primer “planificador” fue publicado en Filadelfia por una empresa estadounidense Lefax en 1910, y el británico Filofax se lanzó en 1921. Para muchos, el planificador en papel ahora ha sido reemplazado por herramientas organizativas virtuales.

La planificación es cómo damos sentido al tiempo.

Aunque las herramientas de planificación de la vida son bastante recientes, los debates sobre cómo organizar el tiempo y la justificación moral de esto han dominado el pensamiento filosófico durante más de 2.000 años.

Estos giran en torno al principio de la teleología: la explicación de un fenómeno de acuerdo con los propósitos que sirve. En pocas palabras, ese fin justifica los medios.

La ética de la teleología fue desarrollada por primera vez por los antiguos griegos, fue debatida por Kant y luego rechazada por filósofos empíricos en el siglo XX. Todavía no hay consenso filosófico sobre los méritos de fines y medios.

El coronavirus ha borrado las expectativas arraigadas de que podemos trabajar hacia nuestros objetivos y planificar en consecuencia.

Qué podemos hacer durante el tiempo de encierro

Las siguientes reflexiones y observaciones podrían ayudarte a lidiar con la necesidad de reorientar la vida cotidiana.

  • Manten las intenciones de hacer cosas, particularmente aquellas que pueden parecer repentinamente innecesarias o triviales. Las personas que dedican su tiempo al cuidado de la familia y de la casa están familiarizadas con la importancia de las rutinas matutinas y la preparación para el trabajo. Las rutinas son importantes ya que nos dirigen a pasar de una acción inmediata a otra.
  • Prioriza las actividades que sean alcanzables y familiares. Puede ser tentador usar el aislamiento para aprender algo nuevo, pero puede conducir a la frustración de los objetivos que están fuera de su alcance. Aprender una nueva habilidad es exasperante porque luchamos por lograr incluso los primeros pasos. He observado esta frustración enseñando a tejer a ganchillo, a quienes inicialmente les resulta difícil completar una puntada simple. La tendencia es rendirse, un resultado que debe evitarse en estas situaciones.
  • Si quieres aprender una nueva habilidad, prepárate para que suceda lentamente. Y si tienes la oportunidad, aprende en grupo, habrá mayores posibilidades de retroalimentación si las nuevas actividades se realizan juntas. Durante los días de encierro no es un buen momento para intentar volver a hacer una tarea o habilidad que no lograste en el pasado.
  • Puede ser tentador usar este tiempo para abrazar los grandes proyectos que ha estado posponiendo: esa gran novela para leer, elaborar proyectos, un libro para escribir. Pero reemplazar los planes externos a largo plazo asociados con el trabajo y el ocio familiar con los grandes desafíos personales existentes podría no ser productivo en este momento. Céntrate en proyectos intermedios: comenzar con libros más fáciles de leer, proyectos más pequeños y proyectos de escritura más cortos.
  • Reconoce que a algunas personas les resulta mucho más difícil renunciar a los planes. Los jóvenes son particularmente vulnerables. La juventud se define y organiza en torno a acciones, como lecciones, exámenes o experiencia laboral, que están diseñadas “en orden ” para llevarles a alguna parte. De repente, estos no están disponibles ya que la enseñanza se detiene y los exámenes se cancelan. Sentirse molesto y asustado es parte de la nueva normalidad.

Necesitamos apoyar no solo a aquellos que están en mayor riesgo por el virus, sino también a aquellos que nos rodean y que luchan con la nueva normalidad bajo el confinamiento.

Neurita, psicología y neuromarketing, es un plataforma de divulgación donde encontrarás tendencias, curiosidades y novedades de la Psicología. Además de información sobre marketing Sanitario.

¿Quieres ser el primero en conocer los misterios de la Psicología? Únete a la comunidad de Neurita, y disfruta de super contenidos exclusivos.